los blogs de Canarias7

« El catálogo y el viajante |Inicio| Soldado de plomo »

¡Reach in rank! ¡shine on back!

marinofc.jpgHace unos días tropecé con una fotografía bastante curiosa de un equipo de foot-ball, deporte importado por los ingleses a finales del siglo XIX. No soy aficionado al fútbol, pero sí a la fotografía antigua. El cartón llevaba el sello de Enrique Ponce, fotógrafo pictorialista de principios del siglo XX que tenía su estudio en Triana nº 12. Según un anuncio de la época, Ponce realizaba "Trabajos artísticos sobre papeles pigmáticos, bromuros, platinos, celoidinas, etc.", estaba equipado con "Aparatos de gran luminosidad que le permiten hacer instantáneas rapidísimas", y disponía de una "Casa montada con todas las comodidades y adelantos modernos".enriqueponce.jpg El pictorialismo fue un movimiento artístico surgido a nivel mundial a finales de 1880 en el que se consideraba a la fotografía como una obra de arte, y no como un medio para reproducir la realidad. Los pictorialistas se preocupaban por dar un toque artístico a sus trabajos, alejándose de la fotografía para acercarse a la pintura. Ponce aplicó todos sus conocimientos artísticos en esta fotografía histórica del Marino F. C., club fundado en 1905, realizada en su estudio de Triana en 1916, en la que inmortaliza al equipo como héroes vencedores tras una batalla. En la composición nada es al azar. Todo está cuidado al detalle. Las poses. Los gestos. Las luces y sombras. Y el telón pintado que da profundidad y sitúa a los retratados en un misterioso salón palaciego. Todo para conmemorar una victoria.marinofc2.jpg En el centro de la composición aparece un caballero sosteniendo un trofeo. La copa de plata fue donada por Mr. Garner, instructor de los Boy Scouts, para organizar un torneo con el fin de recaudar fondos para los Exploradores de las islas. El Progreso del 21 de julio de 1916 nos da una idea de lo reñido que fue.El progreso 14081916ret.jpgEl Marino F. C. resultó vencedor. Días después el equipo posó orgulloso ante la cámara oscura de Ponce, sabiendo que cuando el fotógrafo accionara el mecanismo pasarían a la eternidad.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario