los blogs de Canarias7

« Los cuadernos del cirujano |Inicio| La librería "Gran Canaria" »

El rapto de Ganímedes

IMG_1904 copia.jpg¿Quién no se ha fijado en esa impresionante escultura? Remata un precioso edificio de Las Palmas de Gran Canaria, y lleva ahí casi medio siglo. Para ser más preciso y por si el lector no la ubica, se encuentra en lo alto del nº 120 de la Calle Mayor de Triana, orientada hacia el Parque de San Telmo. Yo llevo fijándome en ella toda la vida. Recuerdo de niño ir en el asiento trasero de un precioso y largo Peugeot 404 conducido por mi padre, y ver con asombro a través de la ventanilla su majestuosa silueta recortada en el cielo, mientras me preguntaba qué era eso que estaba allí arriba.

Con los años supe que se trataba del símbolo de la sociedad La Unión y el Fénix Español, una compañía de seguros que tenía su base en este imponente edificio situado al final de Triana. La aseguradora fue fundada en 1879 y surgió de la fusión de La Unión (1856) con El Fénix Español (1864). Sus sedes ocuparon suntuosos edificios en las principales capitales de España, todos ellos rematados con una escultura de bronce como la que hoy nos ocupa. Hasta que la aseguradora desapareció en 1998. Algunos de esos inmuebles se han convertido en hoteles y conservan a Ganímedes tocando el cielo, subido sobre una de las alas del Ave Fénix. Por suerte en Las Palmas mantuvimos la nuestra.

Pero, ¿quién fue el autor de esa composición escultórica? El escultor francés Charles René de Saint-Mairceaux (Reims 1845 - París 1915) realizó el encargo en 1911, representando a un ser humano joven, bello, prometedor, sentado en una de las alas del Fénix y levantando un brazo en el aire.

elraptodeganimedespeterpaulrubens.jpgEl rapto de Ganímedes. Peter Paul Rubens

Cuenta la leyenda griega que Ganímedes, el bello joven nacido en el monte Ida, inspiró el amor de Zeus, y éste lo raptó para que fuera su copero escondiéndolo entre las alas de un águila. Para compensar a su padre por la pérdida, Hermes le llevó una vid de oro, obra de Efesto, más dos caballos de pura raza. Ganímedes fue así copero de los dioses del Olimpo y obtuvo el don de la eterna juventud.

Pero dejemos a un lado la mitología y volvamos a esa figura que forma parte del entorno de San Telmo. Mientras tomaba esa fotografía que encabeza este artículo me asaltó una pregunta, ¿Desde cuándo lleva ahí? Ya dije al principio de este artículo que la primera vez que la vi yo era un niño y de eso hace ya algunas décadas. La respuesta la encontré en el archivo del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre, que fue quien firmó los planos del "Proyecto para la instalación un águila Fénix", con fecha de noviembre de 1971. Vean este detalle del alzado donde se precisa la ubicación de la figura.
Alzados001rec.jpgLlama mi atención la indicación "suprimir" sobre las esculturas situadas en los extremos de la cubierta, y que se aprecian en esta fotografía antigua, ¿qué habrá sido de ellas?

fenix34_g copia.jpg

Han pasado algunas décadas desde que vi por vez primera la esbelta silueta de Ganímedes, dominando el cielo, sentado sobre un pájaro de fuego. Entonces yo solo era un niño descubriendo la ciudad a través de la ventanilla de un Peugeot color teja. Por suerte no he perdido esa capacidad de asombro, y siempre que paseo por el parque alzo la vista y busco la belleza de esa escultura entre la arboleda.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario