los blogs de Canarias7

« La mansión de los Sarmiento |Inicio| La trastienda de Rexachs »

Misterio caligráfico

Una noche, admirando los grabados iluminados de un carcomido volumen de finales del XIX que versaba sobre moda francesa, encontré entre sus páginas una misteriosa nota manuscrita tan antigua como el propio libro. Enseguida abandoné la moda parisién, y me dispuse al estudio de aquel frágil pedazo de papel que contenía un mensaje, a priori, indescifrable.
receta copia.jpg
Miento. Había una parte del texto que estaba bastante clara. Una fecha: "Abril 6/72"; y una firma: "Suárez".
linea2.jpg
Pero la primera línea representaba todo un enigma:
linea1.jpg Tomé papel y lápiz y transcribí letra por letra el mensaje: "De bals. Opodeldoc - un pomo"

Tras unas horas investigando llegué a la siguiente conclusión:

1. Se trataba de una receta médica expedida el 6 de abril de 1872, en Las Palmas, pues el grueso tomo donde la había encontrado había pasado el último siglo en un desván de una casa de Vegueta y tenía en el lomo las iniciales de uno de los apellidos de rancio abolengo de la ciudad.

2. La rúbrica "Suárez", indicaba con toda seguridad que pertenecía al Dr. Pedro Suárez Pestana, el cual nació en Las Palmas en 1833. Era hijo del que fuera alcalde de Las Palmas, Sebastián Suárez Naranjo. Fue alumno del colegio de San Agustín y estudió medicina en Cádiz. Fue médico titular en su ciudad natal, y desempeñó la Subdelegación de Medicina hasta su muerte. También ejerció de médico Director de Sanidad del Puerto, e inspector Honorario de la Primera Junta de la Cruz Roja en Las Palmas en 1874. Murió en 1896.

3. Respecto a "Opodeldoc", descubrí que era un bálsamo compuesto por una solución jabonosa alcohólica, alcanfor y esencias de romero y tomillo. Este linimento de aspecto azul verdoso y olor característico se usaba en forma de fricciones para las neuralgias ligeras, dolores articulares y musculares.

Con estos tres conocimientos pude comprender la enigmática frase que no tenía otra misión que la de transmitir al farmacéutico que dispensara un pomo (frasco) de bálsamo Opodeldoc.

Aclarado el asunto volví a los grabados pintados a mano de aquel libro apolillado, con la satisfacción de haber resuelto un misterio caligráfico.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario