los blogs de Canarias7

Archivos Junio 2018

Hay locales con los que hay que ser extremadamente contundentes, y la Bodega Extremeña es uno de esos locales. Así pues, afirmo con contundencia lo siguiente: Si este sitio no existiera, habría que inventarlo.
Primero, por la calidad de todos sus productos. Segundo, por la exquisita oferta de vinos. Y tercero, porque allí todos los días son fiesta, y eso, quiera o no, se agradece.
En la calle Franchy Roca, prácticamente en el Paseo de Las Canteras, en la bodega se respira ese aroma de un sitio que garantiza el buen comer. Jamones de Extremadura, Jabugo y Gijuelo, unos surtidos de ibéricos de primerísimo nivel, y la tortilla... ¡Qué tortilla!
Además de los platos, una variedad de montaditos muy interesante, que lo convierten en un sitio bastante diferenciado a todo lo existente por la zona, y esa precisamente es la clave. A pesar de ser un local pequeño, siempre habrá hueco. Y si no lo hay, es mejor esperar. Esta fue mi última cena en La Bodega Extremeña.

IMG_7343.jpg

| | Comentarios (0)

El pasado viernes asistí como invitado a la magistral velada ofrecida por IQOS, de Philip Morris, que eligió como escenario el elegante hotel Santa Mónica Suites, en Maspalomas. El evento no era uno cualquiera. Dentro de los actos de Moda Cálida, allí se congregó buena parte del mundo de la moda a nivel nacional, así como influencers, empresarios, y artistas. Para ponerle más glamour a la noche, el reputado chef Alejandro de la Nuez, se encargó de preparar un sorprendente y delicioso menú elaborado sin combustión, siguiendo la filosofía de IQOS. El resultado fue sencillamente de 10. No decepcionó a nadie. Trasladar la marca a la sociedad a través de la comida, y de un chef tan comprometido, solo puede traer buenos resultados, y eso lo saben muy bien toda la gente que trabaja en Philip Morris. Así pues, con una noche muy agradable, un entorno único con las dunas de Maspalomas como testigo, y un menú a la altura de las circunstancias, esta fue mi última cena en el Santa Mónica Suites.

IMG_7239.JPG

| | Comentarios (0)

Tras conocer en profundidad todo lo que rodea al planeta Roca, había llegado el momento de sentarse a la mesa. Un momento por el que todo el mundo (o casi todo el mundo) espera cerca de dos años, si es que finalmente acaban presentándose. Hay numerosas anécdotas sobre las reservas del Celler de Can Roca. Uno de los clásicos, el feliz matrimonio que reserva mesa con toda la ilusión del mundo, pero se acaban divorciando. Al parecer, más de una vez se ha presentado en la fecha señalada de la reserva, él o ella, en el restaurante, sin saber que su expareja ya había cancelado la mesa. Otro de los clásicos, el gran número de reservas online que realizan miles de personas el día 1 de enero a las 00:01 de la madrugada, es decir, es la primera acción del año. Eso sí que es pasión. También se dejan caer numerosas personas que intentan convencer al jefe de sala que tiene reserva, y que si no aparece su nombre debe tratarse de un error. Miles de historias con un único fin: Comer. Y más que comer, sentir. Y más que sentir, vivir una experiencia única. Así pues, y tras haber dejado pasar un tiempo adecuado para ello, esta fue la experiencia gastronómica en el mejor restaurante del mundo.

IMG_7185.jpg

| | Comentarios (0)

Categorías

Blogs de Canarias7

Bardinia

Bitácora de Morera

Buscando Hakuna Matata

Casandra y Apolo

Ciclotimias

Dis-tinta

El Futuro y la Alimentación

Retrografías

Soñando con Gattaca

Ventana verde

Páginas