los blogs de Canarias7

Archivos Mayo 2018

Al entrar en Can Roca, origen de todo el éxito de los exitosos hermanos, pudimos comprobar el mérito que tienen haber llegado a la cima desde un local tan sencillo como ese. Una acogedora bienvenida por parte de los padres, Montserrat y Josep, que siguen llenando el restaurante a base de deliciosos menús diarios por once euros, dio buena muestra de que la humildad, cercanía y sencillez de sus hijos es una herencia en vida. Montse nos enseña orgullosa el restaurante, nos cuenta el número de mesas, explica los orígenes y de paso, le dice al responsable del BBVA que no haga viajar tanto a sus hijos, que los echa de menos. Y no es para menos. Todo el equipo del Celler de Can Roca almuerza todos los días aquí, a media mañana, seguramente para no olvidar de donde vienen, y para volver a la casa de su infancia, donde jugaron entre las mesas de los comensales, donde Joan y Jordi hicieron sus primeros pinitos en la cocina, y por supuesto, donde consiguieron la primera estrella Michelin.

IMG_7078.jpg

| | Comentarios (0)

Cuando sabes que el destino final de tu viaje es el Celler de Can Roca, lo realmente placentero es el viaje en si. Saber que vivirás una de las experiencias culinarias más singulares del mundo hacen que cada minuto de avión o de tren rumbo a la hermosa Girona sean una experiencia realmente valorada. En mi caso, la admiración hacia los tres hermanos Roca viene de lejos. Hace años, a través de un documental, vi por primera vez el increíble mundo que habían creado los tres genios en su barrio. Me fascinó. Es de esas cosas que ves, y apuntas en una optimista lista de deseos futuros, de destinos a los que visitar como experiencia vital casi obligatoria. Ese momento llegó, y ahora, en frío, puedo decir que superó cualquier expectativa posible. Da igual todo lo que hayas imaginado, y cómo lo hayas hecho, una vez allí, todo eso se supera. El Celler de Can Roca te traslada a un mundo utópico de felicidad desde que entras por su puerta, con todo lo que ello significa.

celler.jpg

| | Comentarios (1)

Con la aparición de los locales 'gastro' 'bio' 'eco' o 'vegano', a veces uno echa de menos poder comer comida de verdad, de la que sabe a comida, sin adornos ni postureos. Reconozco que soy un purista, y donde esté un buen mesón o taberna con los productos clásicos y bien preparados, siempre lo voy a elegir por delante de todas las opciones antes mencionadas. Por supuesto, he comido en vegetarianos, gastrobares y de productos bio, algunos de ellos muy respetables, pero al césar lo que es del césar, y al cocinilla, lo que es del cocinilla. Este mesón ubicado en la calle Ruiz de Alda, en la capital grancanaria, tiene una carta bastante reconocible para todo aquel que busque un homenaje de siempre. Buen embutido, buena carne, buen pescado y buen vino. Aquí, mi última cena en el Mesón La Cocinilla.

IMG_6607.JPG

| | Comentarios (0)