los blogs de Canarias7

Han sido más de seis años, pero esto se acaba. Hemos compartido noticias, propuestas y chascarrillos. Letras, imágenes y músicas. Y siempre ha sido placentero el saberles ahí, al otro lado.

Hoy toca despedirse, este rincón de diálogo y encuentro alrededor del cine llega al final de su camino. Quiero agradecerles su apoyo y su ayuda a todos y todas ustedes, quienes han ayudado día a día, comentario a comentario, lectura a lectura. Ha sido un enorme placer. Muchas, muchas gracias.



Un país tan joven como los Estados Unidos no puede competir con la vieja Europa en lo que se refiere a historia teatral. Sin embargo, durante el siglo XX fue capaz de generar uno de los movimientos teatrales que, aun a día de hoy, mantiene la vigencia y la transgresión con la que irrumpió en su momento.

Al amparo de la figura de Eugene O´Neill, surgieron otros escritores como Tennessee Williams o Arthur Miller que supieron, como pocos, radiografiar la psique de sus congéneres, trasladándola con afilada brillantez a los escenarios. La gente acudía en masa a los teatros a ver obras como Deseo bajo los olmos, Un tranvía llamado deseo o Muerte de un viajante. De hecho, aún siguen acudiendo a cada nueva lectura de esas obras, lo que demuestra la vigencia atemporal de sus contenidos y la permanente modernidad de sus formas.


streetcar.jpg


El cine, evidentemente, no quiso perderse su parte de la tarta. Se puso inmediatamente manos a la obra, adaptando muchos de esos trabajos a la gran pantalla e, incluso, contratando a algunos de esos dramaturgos para que escribieran los guiones. La Asociación de cine Vértigo le dedica su programación de enero y febrero a una serie de adaptaciones cinematográficas de estos tres escritores, algunas de las cuales son ya obras cumbres de la historia del cine. El calendario es el siguiente:

Lunes 11 enero: Un tranvía llamado deseo, de Elia Kazan (1951)
Lunes 18 enero: Piel de serpiente, de Sidney Lumet (1960)
Lunes 25 enero: Propiedad condenada, de Sidney Pollack (1966)
Lunes 1 febrero: Vidas rebeldes, de John Huston (1961)
Lunes 15 febrero: El crisol, de Nicholas Hytner (1996)
Lunes 22 febrero: Deseo bajo los olmos, de Delbert Mann (1958)
Lunes 29 febrero: Larga jornada hacia la noche, de Sidney Lumet (1962)

Las proyecciones tendrán lugar en el CICCA, a las 18.30 horas, con entrada gratuita. Y, por supuesto, como es marca de la casa, en versión original con subtítulos en español, lo que permite en este caso disfrutar de la maravillosa presencia de algunos de los mejores intérpretes de este teatro realista americano, partícipes también de las adaptaciones cinematográficas: Vivian Leigh, Ana Magnani, Katharine Hepburn, Natalie Wood, Marilyn Monroe, Sophia Loren, Marlon Brando, Clark Gable, Montgomery Clift, Anthony Perkins. Robert Redford, Daniel Day-Lewis, etc.

El ciclo que la Asociación de cine Vértigo le ha dedicado a Frank Sinatra este mes de diciembre (el de su 100 cumpleaños), termina con varios trucos. Deben ser cosas de eso que llaman "magia de la Navidad"...

El primero de los trucos es que, en realidad, no es "una película de Sinatra". Él no es el protagonista absoluto, ni tampoco un secundario de relevancia en la trama. Lo que ocurre, y ahí está el segundo truco, es que El último de la lista, que así se llama la película, se construye alrededor del engaño, del acertijo y de la mascarada. Uno de sus atractivos es descubrir quién es quién, una de las aficiones más extendidas en el universo de la cultura cinematográfica. De hecho, uno de sus méritos es haber conseguido convencer a una pléyade de estrellas de Hollywood para que aceptaran maquillarse y convertirse en personajes totalmente irreconocibles para el espectador. Y, claro, uno de ellos, es Sinatra. Además, y ya sin tantos potingues en la cara, grandes actores del nivel de George C. Scott.

09_0062_huston_scott_the_list_of_adrian_messenger_conversation_set.jpg

El último de la lista cuenta la historia de un hombre que, antes de morir en un accidente aéreo, entrega a un amigo suyo, agente secreto retirado, una lista en la que figuran los nombres de doce hombres muertos en extrañas circunstancias en los cinco últimos años. El agente descubre que se trata de crímenes perfectos cometidos por un experto en cambios de personalidad. Fue dirigida por John Huston en 1963 y, a diferencia de otras obras del célebre realizador, ésta ha quedado en el olvido. Una razón de más, recuperarla del ostracismo, para que Vértigo la proyecte en el CICCA el lunes 28 de diciembre, a partir de las 18.30 horas, en versión original con subtítulos en español.


En 2010, Ibértigo - Muestra de cine iberoamericano de Las Palmas de Gran Canaria proyectaba el cortometraje brasileño Avós, dirigido por Michael Wahrmann. Aquella pieza de ficción giraba alrededor de un niño, Leo, que en su fiesta de cumpleaños recibe un regalo muy especial de su abuelo: una vieja cámara de Super8 con la que empieza a establecer pequeñas pero trascendentales conexiones entre el pasado de su familia y el mundo que le ha tocado vivir.


avos_abuelas.jpg

Al año siguiente, otro trabajo de Wahrmann recibió el Premio al mejor cortometraje en el Festival Internacional de cine de Las Palmas de Gran Canaria. El título de la pieza, Oma, hacía referencia a la abuela del propio director y al encuentro entre ambos. Ella, ya anciana, apenas sin saber hablar español, y ya en el ocaso de su vida. Él, incapaz de enlazar dos palabras en el alemán de sus antepasados, y que se presenta en casa de la abuela con una cámara en la mano y un montón de dudas en la cabeza.


Oma.jpg

Después de esos dos cortometrajes, no es de extrañar que el siguiente trabajo de Wahrmann, ahora un largometraje titulado Avanti popolo, ilustre los intentos de un hombre por reavivar los recuerdos de su padre, que ha estado esperando a su hijo desaparecido más de 30 años. Para ello se servirá de las imágenes de Super8 filmadas por el hermano en los años 70.

AVANTI.jpg

Avanti popolo se proyecta el jueves 17 de diciembre en la Casa de Colón, a las 20.00 horas, dentro de la programación de Colón Cinema. Se trata de una actividad gratuita organizada por la Casa de Colón en colaboración con la Asociación de cine Vértigo, y que se centra en películas relevantes del cine iberoamericano.

Cuando uno escucha cantar a Frank Sinatra se queda con la sensación de que lo entiende todo, y de que las horas invertidas en el estudio de la lengua inglesa han dado sus frutos. Bueno, también es verdad que, luego, cuando se le escucha hablar con su fuerte acento de Nueva Jersey, quizás no haya tanto optimismo al respecto...

Su forma de cantar le convirtió en una leyenda. Era La Voz (no, nada que ver con el programa de televisión, por favor). Dio sus primeros pasos como cantante en la década de los treinta del siglo pasado y, tras un interminable carrusel de ascensos a los cielos y descensos a los infiernos, alargó su carrera triunfal hasta los últimos años del siglo XX.


14-frank-sinatra-550x705.jpg

El 12 de diciembre de este 2015 cumpliría cien años, y la Asociación de cine Vértigo ha elaborado un ciclo para recordar su faceta como actor. La primera película programada, el musical Ellos y ellas, constituye una auténtica rareza. No por Sinatra, sino porque a su partenaire y al propio director de la función (Marlon Brando y Joseph L. Makiewicz, respectivamente) nunca les imaginaríamos en un musical.

La película arranca con la peculiar apuesta cruzada entre los dos truhanes que encarnan con brillantez Sinatra y Brando: el segundo deberá conquistar el corazón de una severa integrante del moralista ejército de salvación, a la que da vida una Jean Simmons que ganó el Globo de oro a la mejor actriz de comedia/musical por esta película.



Ellos y ellas se proyecta el lunes 7 de diciembre en el CICCA, en versión original con subtítulos en español, a partir de las 18.30 horas y con entrada gratuita. Las otras películas del ciclo son:
- Lunes 14 diciembre 2015: El mensajero del miedo, de John Frankenheimer (Estados Unidos, 1962. 126′)
- Lunes 28 diciembre 2015: El último de la lista, de John Huston (Estados Unidos, 1963. 98')


A Paulino Viota (Santander, 1948) no le gusta decir que dejó de ser cineasta en 1982, cuando estrenó Cuerpo a cuerpo. Sostiene, y con bastantes argumentos a su favor, que un cineasta no se construye únicamente estrenando películas, sino que puede desarrollarse como tal desde la escritura o la pedagogía, como ha hecho él mismo.


Este largometraje retrata diversas relaciones sentimentales entre personajes de diferentes edades. En el momento de su estreno fue alabado por su arriesgada labor actoral, con grandes dosis de improvisación por parte de un elenco en el que destacaban Fidel Almansa, Manuel de Blas, Iñaki Miramón o Julieta Serrano.


cuerpo169.jpg


"Refleja algo que siempre me ha asustado: como la vida es tan dura, continuamente he tenido la tentación de tirar la toalla. De hecho, ya había abandonado el cine, aunque se me concedió una especie de segunda oportunidad". Paulino Viota.

Viota nunca vivió tiempos de vacas gordas en el cine. La precariedad económica fue una constante a lo largo de su trayectoria y, aunque Cuerpo a cuerpo no fue mal del todo, Viota ya tenía demasiadas cargas financieras generadas por proyectos anteriores. Ha dicho en más de una ocasión que, en realidad, fue el cine quien le abandonó a él. Lo cierto es que nunca más se puso detrás de una cámara y ahora lo que nos queda es su legado como crítico y formador, además de posibilidades como ésta de ver su cine.

paulino_viota.jpg


Con Cuerpo a cuerpo finaliza el ciclo que la Asociación de cine Vértigo le ha dedicado durante noviembre. La proyección tendrá lugar el lunes 30 de noviembre, en el CICCA, a las 18.30 y con entrada gratuita. Al finalizar la película, el ya clásico coloquio con el público asistente.

La recta final de Ibértigo 2015 se vio frustrada por las inclemencias del tiempo, y las dos últimas jornadas de la Muestra fueron suspendidas al cerrar sus puertas la Casa de Colón. Gracias a la complicidad de sus responsables, algunas de las obras no proyectadas van a poderse ver en Las Palmas de Gran Canaria dentro de otra actividad también organizada (como Ibértigo) por la Asociación de cine Vértigo. Se trata de Colón Cinema, un programa mensual de proyecciones de cine iberoamericano, que ofrece la posibilidad de recuperar clásicos y de disfrutar de novedades del cine de ese ámbito geográfico.


Una de las películas repescadas será la encargada de abrir esta temporada de Colón Cinema. Se trata de La mujer de los perros, un trabajo muy personal, filmado a cuatro manos por las argentinas Laura Citarella y Verónica Llinás. Fiel exponente del cine argentino más innovador, la cámara nos invita a seguir los pasos de una mujer (la propia Llinás) que vive con diez perros en un rancho construido por ella misma en el misterioso y sorprendente extrarradio bonaerense. Sin apenas diálogos y sometidos a los dictados del tiempo y las estaciones por las que transita, nos convertiremos, como esa mujer, en espectadores de nuestro propio entorno.

mujer perros.jpg


Junto a este largometraje, a proyectar en la Casa de Colón el jueves 26 de noviembre, a las 20.00 horas y con entrada gratuita, se podrá ver el cortometraje Eclipse, de la grancanaria María Sosa Betancor, cuya proyección también estaba prevista para las últimas jornadas de Ibértigo 2015,


Eclipse.jpg

A lo largo de su siglo y pico de existencia, se pueden imaginar la cantidad de cineastas que han quedado en el olvido. Un puñado ha conseguido sobrevivir al paso del tiempo, ya sea por haber conseguido el éxito o gracias a que posteriores revisiones críticas de su obra les haya rescatado del ostracismo.

El santanderino Paulino Viota encajaría dentro de ese último grupo. Desconocido para la gran mayoría del público, abandonó el cine a principios de los ochenta, para centrarse en otras formas de aproximación al fenómeno audiovisual: la escritura y la docencia. Nada especialmente sorprendente, si tenemos en cuenta que ya de niño apuntaba una gran pasión por la representación escrita de la imagen. Iba al cine a tomar notas de forma compulsiva, detallando cada plano y cada movimiento de cámara. Como el propio Viota confesó años más tarde, "se trataba de un intento, un tanto ilusorio, de conservar cierta memoria de las películas".


resized_viota.jpg


A día de hoy continúa con la docencia y su nombre está cada vez más presente en las reivindicaciones de la crítica especializada cuando se intenta rastrear en las raíces del cine español independiente y de mirada propia. La Asociación de cine Vértigo le está dedicando su programación de noviembre en el CICCA, y ya ha proyectado distintas obras rodadas entre los 60 y los primeros 70. Ahora, el lunes 23, a partir de las 18.30 horas y con entrada gratuita, le toca el turno a su tercer largometraje, Con uñas y dientes, estrenado el mismo año en que España celebró, por fin, sus primeras elecciones democráticas tras la muerte de Franco.

"Cuando murió Franco, yo tenía veintisiete años y pensé que debía cambiar mi actitud e intentar entrar en la industria. En el año posterior a su muerte, a pesar de los denodados intentos por conservar el statu quo, se adivinaba el advenimiento de un cambio de régimen. Fue entonces cuando me planteé esta tercera película, que terminamos muy deprisa, pues tenía la pretensión algo ingenua de ser el primer cineasta español que rodara directamente sobre un conflicto laboral exageradamente duro, durante el cual se produce incluso un asesinato. Y de ahí surgió Con uñas y dientes, una película simbólica que tiene como trasfondo la comprensión -propia de los grupos de extrema izquierda de entonces- de la Transición como la sustitución del franquismo por un nuevo poder que en el fondo perpetuaba el mismo tipo de sociedad. Vista con perspectiva, esta idea me parece ahora demasiado radical, porque sí es cierto que han cambiado muchas cosas, pero creo que la película posee un indudable interés histórico." Paulino Viota.

con uñas y dientes.jpg

Además de este largometraje se podrá ver el corto Jaula de todos, realizado por Viota en 1974. Este ciclo se completará el 30 de noviembre, en el mismo lugar y a la misma hora, con la proyección del último trabajo realizado por Paulino Viota, Cuerpo a cuerpo (1982), y que contará con la presencia del propio director para presentar la proyección y participar en el coloquio posterior.

La 13ª edición de Ibértigo - Muestra de cine iberoamericano de Las Palmas de Gran Canaria, finalizó de forma más agitada de lo previsto. La inesperada llegada de la lluvia provocó el cierre temporal de la Casa de Colón, sede de la Muestra, durante los dos últimos días de la misma. No obstante, hubo tiempo de organizar en el Café D´Espacio una última proyección apresurada y cariñosa, en la que la directora argentina Celina Murga presentó su trabajo más reciente, La tercera orilla.


Despacio.jpg

Ahora toca hacer balance, para que la edición de 2016 sea aún mejor, pero antes hay que atender a lo que el público ha dicho. Como en cada edición de Ibértigo, esta Muestra no competitiva pide la palabra a su público fiel, quienes al acabar cada proyección emiten su voto sobre lo que acaban de ver. Finalizado el recuento de los votos, estos han sido las obras ganadoras:


VOTO DEL PÚBLICO (IBÉRTIGO 2015)

Largometrajes
1) Las búsquedas (José Luis Valle, México, 2013)
2) NN (Héctor Gálvez, Perú • Colombia • Francia • Alemania, 2014)
3) El milagro del Papa (José Luis Valle, México, 2009)


BUSQUEDAS.jpg

Cortometrajes
1) O velho do réstelo (Manoel de Oliveira, Portugal • Francia, 2014) 2014
2) Soberano papeleo (Lala Severi, Uruguay, 2015)
3) Sem coraçao (Nara Normande, Tiao, Brasil, 2014)


VELHO.jpeg

El segundo largometraje (como el segundo libro o el segundo disco) se suele convertir en eso que en el maratón llaman el muro de kilómetro 30. Con más de dos tercios de la exigente carrera ya cubiertos, de repente se produce un desfallecimiento físico, siempre acompañado de un bloqueo mental, que provoca numerosos abandonos en ese punto kilométrico. La angustia no llega de repente, sino que se va adueñando de la mente del atleta poco a poco, a medida que se va acercando a esa pared imaginaria. Hay quien sostiene que los abandonos le deben más a la fatiga mental que al desgaste físico.


Maraton.jpg


Algo parecido ocurre cuando los cineastas se enfrentan a la producción de su segundo largometraje. Las alarmas se encienden, la angustia se multiplica y los miedos toman el poder. ¿Conseguiré que la financien? ¿Seré capaz de llevarla a buen puerto? ¿Gustará? La entrerriana Celina Murga había llamado la atención con Interior-noche (1999) y llegaba el momento de dar un paso adelante y elevar la apuesta. Celina decidió abandonar el Gran Buenos Aires para plantarse en su Paraná natal, para montar allí la que sería su presentación al mundo, Ana y los otros, premiada en distintos festivales internacionales.


600full-celina-murga.jpg


Aquel retorno a su mundo, a sus calles, a su gente, visto hoy en día, definió uno de los elementos distintivos de Celina Murga como directora: "Siempre hay algún elemento autobiográfico (en mis películas) pero no es para nada literal. No en la superficie de la historia. Creo que la mayoría de los creadores que se comprometen con su obra están involucrados con ella. Esto no tiene que ver con hablar de uno mismo o ser autorreferencial sino de hablar de temas o emociones que a uno lo conmueven o le importan. Que de alguna manera te atraviesan como ser humano."


Cuando esperaba por una oportunidad para estrenar aquella película en Argentina, Murga no cesaba de defender lo que buscaba en cada uno de sus trabajos: "En mi cine yo busco describir una realidad. Observar personajes y descubrir sus estados, aún aquellos no del todo claros. Intento que a través de la cámara se manifieste cierta belleza que existe en el mundo, una belleza inherente de cada situación filmada y así revelar algo que trasciende los límites de la pantalla. Que estaba ahí y quizás no lo veíamos a simple vista. Esto es por lo menos, lo que intenté en esta película."
Después llegaron Una semana solos (2007), premiada en Bafici, Tesalónica o Múnich y Escuela normal (2007), Premio Caligari en Berlín. Recibió la llamada de la Mostra de Venecia y de la Secretaría de Cultura de la Nación Argentina para realizar sendas piezas conmemorativas. También tuvo tiempo de ser alumna de Martin Scorsese y de que éste le produjera su trabajo más reciente, La tercera orilla (2014), por el que recibió el Premio al mejor guion en La Habana.

la-tercera-orilla.jpg

Se puede afirmar sin ánimo a equivocarse que Celina Murga superó con creces aquel dichoso muro. Hoy, ya convertida en una cineasta respetada y admirada, aspira a "seguir haciendo películas que nos hablen de nosotros mismos. Poder reflexionar sobre qué tipo de relación tenemos con el mundo, cómo nos estamos construyendo como personas y qué tipo de futuro estamos haciendo. Creo en un cine humanista."


Ibértigo - 13ª Muestra de cine iberoamericano de Las Palmas de Gran Canaria, tendrá la enorme fortuna de contar con Celina Murga en el cierre de su semana de proyecciones. El jueves 22, a partir de las 20.30 horas, en la Casa de Colón, presentará los cortos Una tarde feliz y Venezia 70 Future reloaded, además de su documental Escuela normal. Al día siguiente, con el mismo horario y escenario, le tocará el turno a su corto Pavón y a su trabajo más reciente, La tercera orilla. En las dos jornadas, Murga compartirá con el público asistente un coloquio tras la proyección. ¡No se lo pierdan!

Comentarios recientes

Categorías