los blogs de Canarias7

Novedades en la categoría Entrevistas


Arrancamos esta entrada con una nueva y muy enriquecedora entrevista que pude hacer a la personificación de cómo debe ser un emprendedor en un mundo cada vez más digitalizado. Hablo de Pablo Sanderson, co-fundador de Food To Bento.


sdfsdfsdffsd.png


¡No dejes nada en el plato! o ¡Cómetelo todo que hay niños en África pasando hambre! Son sólo algunas de las frases que me decían tanto mi madre como mi abuela cuando me ponían un rico y saludable plato de lentejas sobre la mesa, que por aquel entonces y como niño que era, veía como un castigo. Una serie de frases que afloraron en mí una debilidad por ver tirar la comida. Debilidad que ahora puedo hacer frente gracias al movimiento Food To Bento.


¡A quién no le gustaría comer por un módico precio sabiendo que estará contribuyendo a un mundo mejor! Pues eso es lo que tanto Pablo Sanderson como Jorge Marrero han logrado mediante el ingenioso planteamiento de su aplicación móvil. Que contenta a los establecimientos permitiendoles ganar nuevos clientes y generar ingresos extra por raciones que hubieran terminado en la basura, y a los consumidores que se ahorran hasta el 50 y 70 % del coste de los menús.


Y es que en un mundo en el que 925 millones de personas no llegan a las calorías mínimas y 1.300 millones de toneladas de comida son desperdiciadas anualmente, urge la necesidad de iniciativas capaces de convertir el desperdicio en más platos de comida. Food To Bento es una de ellas, ¡Y de marca canaria!


IMG_20180917_140659.jpg


La irrupción de lo digital lo cambia todo. Más ofertas, más inmediatez y más comodidad. Las estrategias de antaño se diluyen. Ahora, hasta las iniciativas que auguran un mundo mejor han de pasarse al lado digital si quieren seguir siendo efectivas. Estamos ante un consumidor que lo quiere ya, porque lo puede tener ya. Pablo y Jorge lo saben muy bien y por ello han hecho de esta maravillosa labor algo cómodo, sencillo y accesible para cualquier persona.


¡Y vaya si han tenido éxito! Desde que comenzaron no han hecho más que crecer. El fenómeno boca a boca parece ser su punto fuerte, un fenómeno que ahora también es digital mediante la puesta en escena de las redes sociales. La mayoría de personas quieren estar de alguna manera en sintonía con el medio ambiente, y si se tiene la posibilidad de estarlo ganando algo a cambio, ¡Esa mayoría se transforma en una totalidad!


IMG_20180917_140628.jpg


Food To Bento incluye ya locales de comida preparada, franquicias de panaderías y pastelerías, restaurantes, cafeterías, bares ¡Y hasta algunos catering! Dentro de muy poco terminarán expandiéndose a otras islas que ya reclaman sus servicios. Esto nos deja dos cosas muy claras: que la mayoría de los establecimientos generan desperdicios y que hasta ahora no contaban con herramientas capaces de reducirlos.


Dicho esto, pasemos a la ronda de preguntas que le he propuesto a Pablo:


Pregunta: ¿Cómo surgió la idea? ¿Qué te llevó a ponerla en marcha?

Respuesta: Todo comienza durante mi estancia en Inglaterra, donde me percaté de que iniciativas destinadas a la reducción de los desperdicios son el pan de cada día en la vida universitaria tanto de allí como de muchos otros países en el norte de Europa. Mi idea era llevar este tipo de iniciativa en forma de app a España. Fue llegar a la isla y ponerme a programarla junto a Jorge.


Pregunta: ¿Cuánta gente se ha descargado ya la app? ¿Ha tenido éxito en lo que a reducción de desperdicios se refiere?

Respuesta: Ya van 6.000 descargas, unos 400 compradores y unos 800 paquetes de comida vendidos. Lo cual se traduce en que muchos han querido repetir. Y es que una vez el cliente rompe la barrera de inseguridad y descubre que se tratan de comidas en perfecto estado que los establecimientos no han logrado vender en una jornada, no tardan en volver.


Pregunta: ¿Cómo sabe el consumidor el bien que habrá significado su compra para el medio ambiente?

Respuesta: La app planea ya ser aún más social y que por cada comida salvada se monitorice el bien que habrá significado la compra en términos de ahorro de gases de efecto invernadero.


Pregunta: ¿Hasta dónde os gustaría expandiros? ¿Tenéis límites fronterizos?

Respuesta: El poder de ser una plataforma digital nos permite operar en cualquier parte del mundo sin necesidad de tener que trasladarnos. Por ello nos gustaría comenzar expandiéndonos por todo el territorio nacional. En definitiva, nuestro objetivo es estar presente en las ciudades que más desperdicios generen.


Pregunta: ¿Estáis en alguna ronda de inversión para escalar la app?

Respuesta: No es puramente inversión pero hemos ganado ya algunos premios de emprendimiento como el de Philip Morris que nos han valido para desarrollar la app. Por ahora, estamos en una "fase beta" para comprobar que todo encaja tal y como fue planteado en un principio.


Puedes seguir también toda mi actividad a través de mi blog personal www.futureandfood.com

| | Comentarios (0)


Hoy arrancamos esta entrada con una nueva sección, esta vez, dedicada a las entrevistas. Y menudo comienzo, ya que tengo como invitado a la representación en persona de la famosa cita que ha estado inundando mis últimos posts "Sin locuras, no existen cambios". Un invitado además de marca española.


Hablo de Eduardo Castelló, un destacado investigador postdoctoral especialista en robótica del MIT (Massachusetts Institute of Technology), quién además ha colaborado en proyectos internacionales en Japón, Alemania, España así como en Estados Unidos de la mano de gurús de talla mundial como Hiroshi Ishiguro (famoso ingeniero conocido por crear una copia robótica de sí mismo) o Alex Pentland (uno de los autores más citados en ciencias de la computación).


dzgDRWmc.jpg


Y es que según cuenta Eduardo, su objetivo es construir nuevos sistemas robóticos que puedan evolucionar la manera en la que la humanidad se alimenta, comunica, transporta y vive.


Prueba de ello es el Personal Food Computer, proyecto en el que Eduardo estuvo trabajando hasta hace algunos meses y que según afirma, pretende cambiar la manera en que nos alimentamos.


Se trata de un dispositivo agricultor de ambiente controlado el cual tiene la posibilidad de modificar temperaturas, el grado humedad y acidez con el que la planta crece así como la luz entre otros, logrando que la planta crezca de 2 a 4 veces más rápido que en el caso de la agricultura convencional, ya que esta obtendrá específicamente la cantidad de nutrientes necesarios para su crecimiento, recreando así cualquier tipo de clima sin necesidad de modificar el genoma de la especie en crecimiento.


22837755542_ea0c7253df_b.jpg


Según Eduardo, con el Personal Food Computer, la agricultura tradicional se convertirá en una agricultura de datos, una agricultura en la que la cosecha podrá cifrarse en gigabytes además de en kilos.


Además, este sistema tiene por objeto ser planteado como un sistema al alcance de cada casa y que augura por un futuro en el que la población sea en gran medida, autosuficiente, pudiendo cosechar desde casa su propia comida.


Dentro del ámbito medicinal, Eduardo comenta que el Personal Food Computer quiere pretender una situación en la que los médicos cesen de recetar medicamentos para en su lugar, recetar formulaciones climáticas para la obtención de alguna especie vegetal, especie que tendrá las condiciones específicas para inducir un estado de mejora en el paciente.


health-gree-economy.jpg


Probado el tremendo interés de Eduardo por el porvenir, pasamos a la ronda de preguntas que le he propuesto:


Pedro: ¿Es realmente sostenible la manera en que producimos alimentos actualmente?

Eduardo: Hay varios estudios que dicen que necesitaremos varios planeta tierra para sostener la manera en que consumimos, especialmente, si juntamos el nivel de vida de los países desarrollados y la población creciente de países como China, India, etc. Definitivamente, tenemos que cambiar algo para poder "equilibrar" el modelo que hemos usado en las últimas décadas. Sobretodo, si tenemos en cuenta el hecho de que el cambio climático está desplazando las zonas dónde se producen los alimentos.


Pedro: ¿Serán necesarios cambios radicales en nuestra forma de obtención de alimentos para suplir las necesidades de la superpoblación que se avecina?

Eduardo: Estoy seguro. Una de las maneras en las que esto puede cambiar es producir localmente. Esto evitaría gran parte de la huella medioambiental que se produce hoy en día. Si no lo puedes producir localmente (como por ejemplo los mangos en Finlandía), herramientas que te permiten democratizar el clima como el Personal Food Computer serían tremendamente útiles para ese fin.


Pedro: ¿Cuando comenzaremos a presenciar cambios de gran envergadura como los que el Personal Food Computer plantea?

Eduardo: Creo que el empoderamiento del consumidor será clave para empezar ese dominó de cambios de los que hablas. Cuando los consumidores de un supermercado quieran saber TODO lo que ha pasado con lo que están cogiendo de la repisa (calidad, maneras de producción, composición, datos, etc.) y no quieran confiar en un intermediario los dispositivos como el Personal Food Computer serán importantes.


Pedro: ¿Son los cambios aceptados cada vez con mayor rapidez?

Eduardo: Es una realidad que vivimos en una era de cambios exponencialmente acelerados. Esto crea una sensación de incertidumbre que (en mi humilde opinión) explica gran parte de los cambios (políticos, económicos, estratégicos, etc.) que estamos viendo. Por ahora, gran parte de la sociedad ha aceptado los grandes cambios se nos han planteado (google, amazon, facebook). Sin embargo, el problema puede venir de aceptar algo de lo que luego no podamos escapar. Necesitamos regulación para poder evitar estos escenarios.


Esta entrevista, que pudo realizarse gracias a los buenos oficios del investigador de Eduardo Castelló, es un cruce de caminos entre respuestas ofrecidas por escrito e intercambios de impresiones sobre el futuro que augura la industria alimentaria.


Puedes seguir también toda mi actividad a través de mi blog personal www.futureandfood.com

| | Comentarios (0)