los blogs de Canarias7

Archivos Junio 2018


Imagina pedir unas buenas papas arrugadas con mojo y una cerveza bien fresca en la avenida de las Canteras mientras ves cómo lentamente al oeste se esconde un caluroso sol tras las montañas. Seguro que si resides en Gran Canaria o sus alrededores no te será muy difícil fantasearlo ¿Verdad?


7980436079_093351f6a1_b.jpg


Bien. Pero ahora me gustaría que hicieses un esfuerzo mayor para que puedas imaginar lo que estoy a punto de proponerte. Intentarás proyectar en tu mente algo más en adición a lo anterior. Esto es que fotografíes los productos mencionados una vez sobre la mesa. ¿Para qué? ¿Postureo? No... Esto no quedará sólo en una foto más para tus redes sociales. Hablo de algo mucho más emocionante.


Tras hacer la foto, imagina que una aplicación te muestra de dónde vienen así como lo que contienen dichos productos (siempre de manera amena, entretenida e interactiva). Y que además de eso, registra los últimos platos que has fotografiado, recordándote que últimamente estás tendiendo a esos kilitos de más... ¡O al contrario! Situándote como uno de los perfiles más saludables.


¿Molaría verdad? Pero molaría más si además de lo dicho, todo está conectado a nuestras redes sociales. En las que podamos compartir los resultados de la aplicación y presumir o picarnos entre nuestros conocidos.


photographing-food-share-503694.jpg


Y es que hasta ahora, en este blog tan sólo me he dedicado a tratar el problema principal con el que se encuentra la industria alimentaria. La insostenibilidad. Un problema que vemos reflejado en las 925 millones de personas desnutridas que hay en el mundo. Pero nunca me he propuesto a tratar otro de los inconvenientes con los que se encuentra la industria alimentaria y que por desgracia, pasa algo más desapercibido.


Hablo de la ineficacia, un problema que se traduce en unas 1.300 millones de toneladas de comida desperdiciadas o perdidas anualmente. Un problema al que aún no han surgido alternativas destinadas a su resolución. Pero que opino que podríamos encontrarla en una aplicación como la que te he planteado.


food-waste_opt.jpg


Verás, esas toneladas de comida desperdiciadas o tiradas se deben en su mayoría a fechas de caducidad excedidas, fallos en el transporte y excedentes productivos entre otros. ¡Joder! ¿Por qué tantos problemas con la comida? ¡Ni que vinieran de la otra punta del mundo! Lo cierto es que si... La piña enlatada proviene de Kenia, las nueces de Estados Unidos y la carne de Brasil, entre otros. No sé tu, pero yo envidio a la comida ¡Que viaja más que yo!


Food-in-Travel.jpg


Una serie de inconvenientes que hacen directa alusión a la famosa trazabilidad
, es decir, la serie de procedimientos que permiten seguir el proceso de evolución de un producto en cada una de sus etapas.


Y es que si nos remontamos algunos milenios atrás, el problema de la ineficacia no existía ¿Por qué? Pues porque todos estábamos presentes en cada uno de los procesos necesarios para llevar los alimentos desde la naturaleza hasta nuestro plato. Es decir, no encargábamos este proceso a otros, sino que éramos nosotros quiénes lo hacíamos.


vida-en-el-paleolc3adtico-2.jpg


Fue entonces cuando se me ocurrió que la resolución al problema podría ser estar de nuevo presentes en dichos procesos ¿Cómo? Pues de manera digital ¡Con nuestros móviles!


Puedes seguir también toda mi actividad a través de mi blog personal www.futureandfood.com

| | Comentarios (0)


La historia de los impuestos es casi tan antigua como la historia del hombre pensante. Los han habido justos o injustos, efectivos o inefectivos, pero sobretodo y para amenizar esta entrada, los han habido absurdos.


Un buen ejemplo lo protagonizó Pedro I de Rusia en su afán por estar a la altura del resto de potencias europeas. Quería que al igual que en el oeste europeo, todos los hombres estuvieran afeitados, por lo que impuso en 1698 un gravamen dirigido a aquellos que quisieran mantener su barba, afeitando públicamente a quiénes se negaran a pagarlo.


Peter_de_Grote.jpg


Otro gran ejemplo tuvo lugar entre 1784 y 1811 en Reino Unido, cuando las autoridades británicas decidieron imponer sin motivo alguno un impuesto a todos aquellos que llevaran sombrero.


Más en la actualidad y abordando el tópico alimentario, nos encontramos con un gravamen que se encuentra ya en más de 25 países, hablo del azúcar. Un impuesto cuyo fin es lograr una mejora en la salud y alimentación de las personas, pero que no ha tenido el efecto deseado ni mucho menos debido a su mal planteamiento, siendo a mi parecer otro ejemplo de impuestos absurdos. Lo explico a continuación:


La mayoría de los azúcares libres (azúcar añadido a un alimento a parte del que este ya contiene en su forma natural) consumidos provienen de alimentos ultraprocesados, en los cuales, el azúcar al fin y al cabo es el ingrediente más natural de todos.


Por lo que por lógica, dicho impuesto debe de estar más centrado en los alimentos ultraprocesados en general que en el azúcar en si. Encontrándonos así con un problema aún más grave, esta vez protagonizado por la industria, quien ha estado favoreciendo el uso de sustitutivos endulzantes (edulcorantes) en sus productos, los cuales son aún más perjudiciales que el azúcar, fracasando el objetivo principal de este impuesto (mejora en la alimentación).


1520728844421.jpg


Dejando de lado estos interesantes ejemplos de impuestos y centrándonos en el título, parece que muy pronto en Europa los productos cárnicos sufrirán subidas de precio como consecuencia de nuevos impuestos dirigidos a las industrias que los producen.


Los gobiernos de Alemania, Suecia y Dinamarca han sido los impulsores de esta iniciativa. Una iniciativa que pretende disminuir el consumo de estos productos y que tiene como fin lograr una mejora a nivel medioambiental.


Food-emissions-tax-RS-N-BANNER-2.jpg


En mi opinión, este caso no será otro ejemplo más de impuestos absurdos por las siguientes 5 razones:


1. La única manera o medio capaz de reducir productos tan obviados como los cárnicos es la actuación por parte de los gobiernos con la imposición de gravámenes a dichos productos.

2. Los productos cárnicos de por sí, suelen ser caros, por lo que aumentar su precio hará que muchos bolsillos busquen alternativas más baratas.

3. La imposición de gravámenes a estos productos darán a conocer los grandes problemas de espacio y gastos de recursos que conllevan en su producción.

4. Los países impulsores de esta iniciativa tendrán la capacidad de desarrollar nuevas industrias alternativas a las cárnicas y por ende estarán a un paso por delante que el resto de naciones en cuanto a innovación y sostenibilidad se refiere.

5. Cualquier alternativa a la carne será siempre más sostenible y sobretodo, saludable.


Por último y cómo conclusión, dejar claro que la industria cárnica debe de tener la capacidad de visionar esta situación como una oportunidad para reinventarse más que como una amenaza.


Además, situándose como líder en ingresos dentro de la industria alimentaria, las cárnicas, no tendrán suma dificultad para encarar un futuro que parece llevar la palabra sostenible grabada.


Puedes seguir también toda mi actividad a través de mi blog personal www.futureandfood.com

| | Comentarios (0)