los blogs de Canarias7

Archivos Julio 2018



Tubos reducido.jpgHace bastantes años, cuando iniciaba el proyecto del Cerezo, una persona que inicialmente tenía interés en participar en el mismo, me dijo que iba a dedicarse a Cooperación Internacional porque era más gratificante.

Yo también en un momento de mi vida tenía casi las maletas preparadas para iniciar una aventura en América Latina, pero la reflexión de que si en nuestros países no cambian las cosas, allí tampoco, me retuvo.

Aún así, es dicifil planterse una vida con criterios solidarios y no aterrizar en esos países. manteniendo una relación de por vida.

En una semana dura, aquejada además de una dolorosa lumbargia, cabreada por la poca sensibilidad que se tiene ante algunos proyectos en nuestra Comunidad, me acordé de la conversación de antaño, de la satisfacción de colaborar con quienes están peor que nosotras y dediqué una buena parte de mi tiempo a traducir un proyecto que se está realizando en la República Democrática del Congo, gracias al apoyo de un grupo de personas que aportan su dinero para sostener, lo que llaman Proyecto Amanecer.



zanja redudido.jpg

Proyecto Amanecer pretende desde España, sostener pequeñas iniciativas en países del Tercer Mundo, para mejorar las condiciones de vida de las comunidades.

Hace tiempo que vienen colaborando con diferentes proyectos en la República Democrática del Congo, concretamente en el Sud Kivu, una de las regiones más bellas del mundo, al mismo tiempo que castigadas por los conflictos generados en torno a las numerosas riquezas que tiene este inmenso país, situado en pleno corazón de Africa.

En este caso, se trata de llevar a una pequeña Comunidad rural, un punto de agua potable para instalarlo en el Centro de Salud. Si, se trata del país que alberga los Grandes Lagos, pero la mayoría de sus habitantes no tienen acceso al agua potable.

He visto cientos de mujeres, que se levantaban al amanecer para ir a buscar un cántaro de agua a cinco o diez kilómetros, caminando por barrancos y laderas.


bidones reducido.jpg
Pues bien con esta iniciativa el Centro de Salud de CIBUMBIRO, situado en la población de Modaka, en la Comunidad de Kabare, tiene ahora un punto de agua potable que permitirá el suministro, al Centro de Salud, a la pequeña maternidad que se va a construir y a todas las familias que viven en esa zona.

El proyecto tuvo que retrasarse porque este año las lluvias han sido muy copiosas y cada intento de comenzar a abrir las zanjas correspondientes fueron inútiles. Pero desde Abril se pusieron manos a la obra y ya disfrutan del agua potable y limpia.

En estos momentos, en los que nuestro país vive una ola de calor que ha dejado algunas personas muertas por trabajar bajo el sol de justicia, que acudimos de manera natural a la nevera para coger agua fría, nos metemos en la ducha las veces que queremos para sofocar el calor, ya no digo el agua que usamos en fuentes, piscinas, etc pensar en tener que caminar kilómetros, también bajo un calor espectacular, para poder beber un vaso de agua o poder guisar me produce una flojera impresionante. De la misma manera que entiendo la alegría y el agradecimiento que pueden experimentar esta gente cuando ve que, tras muchos metros de tirar tubería, llega el agua  limpia, critalina y sobre todo, potable.

Es el agradecimiento que traslada León a todo el grupo del Proyecto Amanecer que lo hace posible. Porque esta gente es muy agradecida, mucho más que nosotrxs, puesto que utilizando sus recursos naturales nos creemos con el derecho a tenerlo todo sin devolverles nada, más bien seguir quejándonos y cuestionar que quieran la vida que les vendemos como buena.

Por eso comparto la alegría de esta Comunidad de CIBUMBIRO por la llegada del agua potable.


| | Comentarios (0)

Esther recucido.jpg


Esta semana mi hija Esther publicó en Facebook esta bella imagen de su estancia en Malta. Junto a ella, un texto que decía: Ma, puedes estar orgullosa de ti. Soy feliz, gracias.

Lógicamente, me alegró mucho este mensaje, porque además me consta que es brutalmente sincera. 

Pero lo que me lleva a dedicar esta entrada del blog, aparte del reconocido amor que profeso a mis criaturitas, es celebrar que mis opciones personales han generado personas razonablemente felices.

Me explico: siendo de un pueblo pequeño, mujer y no precisamente de las que se han quedado en su casa haciendo punto bobo, siempre he estado sometida a la crítica. Cuando me trasladé a otro más grande, con tres criaturas pequeñas a montar un proyecto social, fueron aún mayores. España es uno de los países donde el análisis de quienes intervenimos en la vida social y /o política se convierte en asignatura obligatoria de tiendas y bares.  Y ahora de las redes sociales.

Pues bien, a pesar de tener la piel bastante curtida en dimes y diretes desde pequeña, hubo una crítica que me ha estado rondando a lo largo de mis últimos veinte años, mientras montaba con entusiasmo, sudor y críticas el proyecto del Cerezo, en Villena.

El comentario se refería a mi profunda inconsciencia e irresponsabilidad por estar criando a mis hijos e hija en medio de ...y no voy a decir la palabra con la que definían a los chicos y chicas que desde hace muchos años acuden, primero a los talleres y pretalleres laborales y después al Centro de Día.

Esta semana que de nuevo, me toca volver a recordar a la administración pública el enorme fracaso escolar que sigue presente en nuestro país, y en nuestra Comunidad, la imagen de mi hija Esther y esta otra que ha publicado mi hijo David, me llenan de tranquilidad.


David reducido.jpg

David ha soñado siempre con volar, pero en un alarde de pragmatismo, cuando visitamos la Escuela de pilotos de Gran Canaria, le dijeron que mejor una carrera, saber idiomas y después que se hiciera piloto. Y así ha sido, es ingeniero aeronaútico, ha elegido irse a Toulouse y ayer disfrutó de un magnífico día volando hasta San Sebastián.

En los momentos más duros de la familia, que los hubo y gordos, le insistí en que luchara por sus sueños porque es la única manera de no mirar lo que hacen los demás, sino que llenara su vida de proyectos ilusionantes. Y así está siendo.

Y si hay alguno de mis hijos que mira lejos, con ambición, que busca dónde invertir, que planea es Gabriel. Es el que siempre ha sido capaz de entender los Excel, para mí todavía mágicos, el que comprende la bolsa, el que echa horas y horas en su trabajo. Ayer le decía que había heredado mis vicios de trabajar también los fines de semana. Es lo que hay, cuando tenemos faena, me dijo.

El  tiene preparado su verano, y una parte de el lo compartirá con la ONG Agua de Coco, en uno de los proyectos que tiene en Madagascar. Sabe de este tipo de trabajo, no en vano mientras estudiaba la carrera de Administración y Dirección de Empresas, me acompañó en la gestión del Cerezo y tragó charlas y charlas de empresas de inserción y de economía social y solidaria.


Gabriel reducido.jpg


Por eso, cuando los veo, luchando por sus sueños, responsables en sus trabajos, siendo buena gente y situándose en el mundo con cabeza, respiro. Y siento además que ese espacio compartido con otros chicos y chicas con historias totalmente diferentes, les ha fortalecido, los ha alejado de esa burbuja en la que a veces queremos criar a nuestros hijos e hijas para situarlos en el mundo real. Un mundo de grandes diferencias, de muchas críticas a las que hay que hacerles frente con propuestas y proyectos.

Por eso, en una semana que no será precisamente fácil y que de nuevo, volvemos a pedir lo que es justo, miro sus historias y digo: no estoy loca, se lo que quiero

 

 


 



| | Comentarios (0)


Chicas Vigo. p.jpg

Estaban como un flan, preocupadas para que todo estuviera preparado para el gran día de la inauguración. Son Maite, Alba y Paula. Olalla y María Cecilia, enfermas seguían en sus casas el evento. Son cinco de los seis puestos de trabajo creados con la puesta en marcha de la Tienda Koopera Store, que esta semana se ha inaugurado en la calle peatonal Calvario en Vigo.

Esta tienda, que hace el número 35 de las que tiene en todo el estado la Red Social Koopera, es fruto del trabajo compartido, de la necesidad de sumar voluntades y profesionalidad para hacer de los proyectos, realidades. Nada mejor para completar los análisis, los informes Foessa, que hacer de un recurso como la ropa de segunda mano, una posibilidad de crear empleo de calidad.

Cáritas ha sido tradicionalmente un espacio de acogida, de personas pero también de enseres. Estamos ante otro tiempo, ante otra realidad. En estos momentos, ya me hacía eco en otra entrada del negocio de la ropa, la ropa se ha convertido en un oscuro objeto del deseo. Empresas de todo tipo, extrañas ONG, hacen de este tipo de residuo un uso lucrativo.

Ante esta realidad, cabe varias posibilidades, protestar, llorar u organizarse. En el caso de la Red Social Koopera, ha sido apostar por el crecimiento, la profesionalización, la innovación al servicio del objetivo fundamental: crear empleo. Hacer de este recurso, una buena excusa para posibilitar, lo que consideramos el mejor camino para la inclusión: el trabajo digno, el sueldo digno, el trato digno.

Ya sabemos lo que cuesta crecer; cómo nos duele dejar nuestras marcas, nuestras maneras de gestionar, nuestras capillitas. Pero es fundamental este esfuerzo si queremos hacer que este recurso no se nos escape de las manos, de la misma manera que nos quitaron el vidrio o el cartón, cuando se convirtió en algo rentable. Es una de las cosas que el otro día valoraba Joan Piquer, el Director General de Cambio Climático y Calidad Medioambiental de la Generalitat Valenciana, en una reunión de trabajo. Lo que nos hace fuerte es la capacidad para preparar todo el proceso de reutilización, de ser grandes, de tener capacidad de interlocución. De reivindicar que lo que hacemos está en lo que ahora se llama Economía Circular: la reutilización de toda la vida, convertida ahora en necesidad de legislar y proteger el medio ambiente. 

Esta es una de las mejores medidas de recuperación de la ropa, lo que permite la cuadratura del círculo: conseguir que las prendas tengan mayor recorrido, puedan ser utilizadas varias veces y cuando eso no sea posible, siga el recorrido hasta conseguir el residuo cero, aspiración máxima de la red.


Mostrador.P.jpgPor eso, es tan importante tener estas tiendas, que son algo màs que un espacio de venta. Es un espacio de encuentro, de apostar por una economía basada en la creación de empleo, en el cuidado de la naturaleza, en el cuidado de las personas. Ya lo decía el alcalde de Vigo y presidente de la Federación de Municipios y Provincias, Abel Caballero: de nada valen los números, las grandes economías si no tenemos en cuenta a las personas y sus valores: ese es el nuevo paradigma.

Y la intercooperación es la base del éxito de estos proyectos. Sería imposible tiendas de este tipo sin el esfuerzo de Gari, Aida que acompañaron a Maite, Alba, Paula, Olalla y Cecilia para buscar los mejores colores, la ubicación de los percheros, los probadores y hasta dónde colocar las cajas registradoras. Y sin la profesionalidad de Enrique, al frente de la comunicación, y de los quebraderos de cabeza de Oscar, Iñaki, Josetxu, Javier, Esther, Gloria, Xaro, José Vicente, Laia, Bea, José Luis..

Esta colaboración es lo que hará posible que como decía Luis Quinteiro, el Obispo de Tui-Vigo: esta ciudad da para varias tiendas más. Y eso será posible si la ciudadanía de Vigo sigue apostando por dejar su ropa de segunda mano en nuestros contenedores y acude a esta magnífica tienda, boutique de boutique, como tan bien la denomina José Antonio, porque encontrarán muchas prendas a un precio más que razonable pero sobre todo, porque apoyaran un proyecto de economía social, sostenible social y medioambientalmente.

Por eso, nada más terminar el acto protocolario, y aunque la tienda estaba cerrada, las chicas fueron a cobrar a quienes habían encontrado algo que les convenía. Galardonadas con la vistosa cinta con la que se abrió la tienda, no desaprovechan la ocasión para anunciar además, que estamos en periodo de rebajas. Entre gestión y gestión reconocían que se habían emocionado porque ha sido un trabajo duro pero que merecía la pena.

Y merece la pena también recordar que la generosidad está en la base de este éxito: generosidad al entregar la ropa, generosidad al posibilitarla a quién la necesita, generosidad del voluntariado que aporta mucho tiempo y dedicación. Por eso, es de agradecer a Mercedes que va todas las tardes a echar una mano a ordenar, las miles de horas que le echan Gonzalo, José Antonio, Manolo, y sus parejas. Porque solo con generosidad y profesionalidad proyectos así pueden salir adelante. Y de la solidaridad de la sociedad civil hay mucho, mucho para aprender.


Tienda Vigo.p.jpg
   Tienda de Koopera Store en la calle peatonal El Calvario





















































| | Comentarios (0)



Mª Jesus. Publica.jpg
He encontrado en la música, en el baile, una de mis mejores mecanismos de recuperación.
Cuando me siento particularmente triste, cabreada o me invaden unas enormes ganas de mudarme a otro país, sabiendo que en todos sitios se cuecen habas, me pongo la radio a toda pastilla y bailo, bailo hasta que mi cuerpo vuelve a conectarse con una cabeza a la que le cuesta mucho parar. Tras esos movimientos recupero parte de la paz que necesito para seguir en la brecha.

Esta semana he podido estar con dos mujeres que me enseñaron a poner música en mi vida. Una, mi madre, Maruquita, con la que aprendí a bailar el tango en la cocina de nuestra casa en el Palmar y otra, mi madre maestra Mª Jesús Tirado, recien llegada de Colombia, que me ayudó a bailar con la vida, mientras en nuestras fiestas comunitarias, sacábamos los valses de Strauss, para llevar mejor esa etapa de formación en una casa, tan fría en invierno como calurosa en verano, pero que nos formó para hacer frente a casi todo.

Ayer recordábamos lo que me dijo, recién llegada a nuestra casa prefabricada en el barrio de Canillejas, en Madrid, donde la Compañía Misionera tenía la comunidad de formación, cuando llegué con mis dieciocho años dispuesta a salvar al mundo: menos mal que llegaste aquí porque sino serías una guerrillera.

En esto he pensado muchas veces, si. En la suerte o desgracia de llegar a los lugares idóneos en los momentos adecuados y encontrarte con quién te ayuda a orientar tu vida en una dirección u otra. Estoy impactada por la historia de la chica de Elche felizmente encontrada y muy destrozada en la selva peruana, cuando buscaba seguramente también salvar al mundo, algo tan legítimo cuando somos jóvenes y necesitamos encontrar el sentido a la vida.

Es estas caras, surcadas por las arrugas; en estas manos, desfiguradas por el trabajo que han realizado, tan diferente la una de otra; en estos cuerpos, ahora ayudados por las medicinas, para seguir acogiendo corazones tan generosos, me fijo y me recreo hoy.

MI madre sigue recordando cómo caminaba  hasta los dieciséis años sin zapatos por la huerta de Osorio, rompiendo con los tobillos los erizos de las castañas para recoger el fruto, o cómo recogía  los restos de las cosechas, siempre perseguida por el guardia Pérez y su perro guardián, con quién todavía sueña, después de setenta años. Todo ello para poder comer una borzolana llena de gofio de la que no quedaba ni rastro. 

Y en el caso de Mª Jesús, ejerciendo de mediquilla en las comunidades indígenas de Colombia, entregada a sanar las enfermedades del cuerpo y muchas del alma, con la que puedo seguir compartiendo la necesidad de seguir trabajando por la gente más vulnerable de aquí, que tan bien conoce, porque cuando estuvo en Canillejas bregó con las familias metidas hasta las cejas en la droga que destruía vidas, familias e ilusiones.

Ayer, cuando tras unas semanas de gestiones, resoluciones y negociaciones tensas me preguntaba si merecía la pena tanta faena, tanta lucha, tanta batalla o haber sido una guerrillera y resolver de otra manera, las he vuelto a mirar, he vuelto a ver sus historias, he vuelto a sentir lo que me quieren y...he vuelto a la música.  Porque muchas veces les he oído decir que la música amansa las fieras. Y yo estos días me he sentido una fiera enjaulada ante la administración pública. 

Así que acordándome también de mi amiga Cristina  y su catana, he decidido dar más margen a la negociación, a la lucha y ... ponerme a bailar.


maruquita 3.jpg


| | Comentarios (0)

Foto Jornada AVEI1.jpgEsta mañana me ha llegado una entrevista realizada a Vanesa Felip, presidenta de COSITAL, el Colegio de Secretarios y Secretarias, Interventoras e Interventores, Depositarios y Depositarias de Valencia.

Vanesa Felip se ha convertido, junto a Pilar Alguacil y Teresa Morán, en un magnífico equipo de mujeres profesionales juristas, que nos están apoyando en el desarrollo de la nueva ley de contratación pública. Esta normativa, que ha entrado en vigor el pasado 9 de Marzo, obliga a todas las administraciones públicas a reservar una parte de sus obras y servicios a las empresas de inserción. Desde hace meses estamos realizando un trabajo de pedagogía en los Ayuntamientos de la Comunidad Valenciana. Y  ha tenido su última muestra pública en la Jornada que celebramos la semana pasada en el Servef (Servicio Valenciano de Empleo y Formación)

El titular de esta entrevista no puede ser más acertado. Vanesa Felip dice:  los casos de corrupción no deben paralizar el trabajo de los interventores. Y realiza esta afirmación  en una Comunidad,  conocida y particularmente dañada por numerosos casos de corrupción, sin que parezca haya tocado fondo.

Conozco muchas administraciones municipales envueltas en una parálisis importante fruto, por un lado de la aplicación de la nueva ley de contratación pública, y por otra, de los rifirafes entre la clase política y quienes plasman en los pliegos la forma y manera de ejecutar los proyectos.

Felip reconoce que son la cara poco amable de los Ayuntamientos. Sin embargo, también manifiesta que es fundamental que cada persona juegue el papel que le corresponda; Si cada uno entiende cuál es su papel y su rol esto no debe ser un problema. El político quiere hacer cosas, cumplir su programa electoral y muchas veces, lo antes posible. El secretario o interventor ponen de manifiesto que, en ocasiones, no siempre la ley permite esa agilidad, que hay que cumplir unos trámites. Normalmente nuestro papel no es decir: esto no se puede hacer, sino esto se puede hacer de esta manera.

Esta es una de las expresiones más extendidas  entre quienes nos movemos pidiendo este cumplimiento de la ley de contratación pública. Aparte del desconocimiento existente de qué son las empresas de inserción y a qué actividades económicas nos dedicamos, realidad a la que estamos queriendo hacer frente, aparecen los servicios jurídicos como las grandes murallas a saltar si queremos empezar a tener buenas prácticas.

Para poder saltar esas vallas hemos encontrado un magnifico argumento en la ley 31/2015, que tan bien explica Pilar Alguacil.  Define a las empresas de inserción como prestadora de servicios de interés económico general. En lenguaje más popular: hacemos aquello que la administración pública no es capaz de realizar con las personas más vulnerables facilitándoles el acceso al empleo en buenas condiciones.

Hemos encontrado en algunas personas alianzas importantes para llegar al cumplimiento de  este hito legislativo. Algunas de ellas Vanesa, Teresa y Pilar.

Prueba de esta tarea de compromiso que ha manifestado COSITAL es la ordenanza que Teresa Morán presentó en la jornada.  El fin: facilitar el trabajo a quienes envueltos en pliegos y expedientes no han tenido tiempo de trabajar la reserva de mercado para las empresas de inserción. A partir de la semana próxima y en la página del colegio estará colgada. Así, ni responsables políticos ni técnicos, tendrán excusas para cumplir con esta ley que propiciará crear más empleo para las personas más vulnerables al mismo precio.


| | Comentarios (0)

Categorías

Blogs de Canarias7

Bardinia

Bitácora de Morera

Buscando Hakuna Matata

Casandra y Apolo

Ciclotimias

El Futuro y la Alimentación

Mi última cena

Retrografías

Soñando con Gattaca

Ventana verde