los blogs de Canarias7

Archivos Junio 2018


Escribo esta entrada teniendo como música de fondo Carros de Fuego, la magnífica composición de Vangelis.

Hoy es 23 de Junio, noche de San Juan, noche de hogueras. El fuego cumpliendo una misión purificadora. Es el día de sacar todo lo viejo, lo insano, lo que estorba, lo inútil, lo que molesta, lo que es injusto. Si, muchas cosas. Si hacemos una lista, probablemente no hayan hogueras capaces de aglutinar tanto desperdicio. Pero habrá que hacerlas, tanto en el sentido literal, como en el figurado.

Esta ha sido una semana para quemar en su conjunto: las criaturas en las fronteras de EEUU metidas en jaulas separadas de sus familias en el país de las libertades; los barcos humanitarios llenos de seres humanos en aguas internacionales, sin poder atracar en el continente de mayor estado de bienestar; el cuñadísimo encerrado en una cárcel especial sin devolver lo robado; la Manada suelta porque claro, como todo el mundo la conoce, no lo van a volver a hacer y con no entrar a Madrid, ya protegemos a la víctima, que no podrá salir de su ciudad; y en el terreno más local, una resolución para nuestro centro que nos pone a los píes de los caballos por atender a lo que la administración no hace caso.

Esto por señalar algunas cosas para incorporar a las hogueras de esta noche, porque el listado de candidaturas  puede ser interminable y daría para muchos blogs.

Pero si algún simbolismo tiene también esta noche es el poder de la purificación, el poder de las fuerzas del bien sobre las del mal, el poder  de caminar sobre el fuego para quienes ya llevamos muchos años quemadas, el poder de la calle cuando no nos hacen caso las instituciones, el poder de saber que luchamos por las causas justas, el poder de saber que echaremos a quienes no entienden el poder como servicio. El poder de lo imposible hecho posible.

Por eso, me gusta esta noche de San Juan porque creo en la capacidad de transmutar, porque sigo creyendo que las fuerzas del bien van a poder con las del mal, porque nada puede con la fuerza de la razón, porque lo justo tarda un poco más, porque probablemente cuando no crea en esto, me retiraré, no sin antes haber quemado todo lo posible.

Así es que les dejo la canción de Vangelis que me resulta muy inspiradora y se la dedico a mi amigo José Martín Ramos, que recibe el premio de la Ciudad de las Palmas porque a el, como a otras muchas personas ya nos advirtieron de que esto no iba a ser fácil, de que iba a ser endemoniadamente lento, pero posible. Y con esos principios nos hemos criado y moriremos.

https://youtu.be/8Bb5Oi2slJ0https://www.youtube.com/watch?v=8Bb5Oi2slJ0



| | Comentarios (0)


El mediterráneo está de actualidad.  No solamente por el acercamiento del periodo estival, largamente esperado, sino porque de nuevo se convierte en la cuna de quienes buscan escapar de la barbarie. Esta semana, el protagonista es un barco, escoltado por otros dos, que está realizando la travesía con 629 personas refugiadas, en busca de un lugar donde poder atracar y que finalmente será en Valencia

La trayectoria del Aquarius ha levantado ampollas estos días en nuestro país y en Europa, al mismo tiempo que pone de nuevo en evidencia el fracaso de la política de la Union Europea en este tema.

Son muchas las reacciones que se han producido en una y otra dirección ante este desastre humanitario, ante la deriva de tanta gente que huye de situaciones bélicas y violentas en sus países de origen.

He oído y leído auténticas barbaridades mientras se dirimía cómo resolver este drama. Barbaridades que me resultan todavía más incomprensibles en un país que no hace mucho tiempo vivió el mismo fenómeno: huída, búsqueda de mejores horizontes por cuestiones políticas o laborales.

El tema de la migración no es nuevo en nuestro país, es más, nos resulta muy conocido en una y otra dirección.

Además, no hace mucho, en pleno crecimiento económico, mientras la burbuja se inflaba progresivamente, abrimos nuestras fronteras y vino gente de todos los continentes a trabajar en nuestros campos, a cuidar a nuestras criaturas, a acompañar a nuestros mayores, a servir en nuestros bares y restaurantes, a posibilitar el crecimiento de la banca.

Cuando llegó la crisis, escuchábamos eso de que venían a quitarnos el trabajo, que no cabemos tanta gente, y bla, bla, bla.

Ahora, la situación debe ir mejor, porque volvemos a abrir las fronteras para algunas actividades. De nuevo, las mujeres. Esta vez para recoger las fresas en Huelva. Mujeres que no saben hablar español, que vienen a trabajar en unas condiciones inaceptables en nuestra sociedad aunque tengamos una alta precariedad en el trabajo, que son usadas por sus capataces, violadas si quieren conservar sus esclavos empleos. Es una situación  hecha pública por la prensa alemana, que ha levantado todas las alarmas al tiempo que se presentaban las correspondientes denuncias.

No podemos perder de vista esta situación, debemos seguir vigilantes y denunciar estas esclavitud integral. De la misma manera que necesitamos organizar la llegada de estas personas en las mejores condiciones, al tiempo que exigimos un cambio de política en el conjunto de Europa.

Necesitamos aprender a convivir en una sociedad que va a tener la interculturalidad como bandera. Vivimos en una sociedad globalizada, con sus ventajas y múltiples contradicciones. Y lo que no podemos perder de vista es la imperiosa necesidad de crear una sociedad más justa en su conjunto. Aquí y en los lugares de origen. Sino, fracasaremos también allá y acá.


POEMA "LA MALETA" de Pedro Lezcano




Ya tengo la maleta,
una maleta grande, de madera:
la que mi abuelo se llevó a La Habana,
mi padre a Venezuela.
La tengo preparada: cuatro fotos,
una escudilla blanca, una batea,
un libro de Galdós y una camisa
casi nueva.
La tengo ya cerrada y rodeándola
un hilo de pitera.
Ha servido de todo. Como banco
de viajar en cubierta,
y como mesa y, si me apuran mucho,
como ataúd me han de enterrar en ella.
Yo no sé dónde voy a echar raíces.
Ya las eché en la aldea.
Dejé el arado y el cuchillo grande,
las cuatro fanegadas de la vieja...
- La hostelería es buena, me dijeron.
Y cogí la bandeja.-
Si señor, no señor, lo que usted mande,
servida está la mesa...
Yo por vivir entre los míos hago
lo que sea.
Vi a las mujeres pálidas del norte
arrebatarse como hogueras
y llevarse las caras como platos
de mojo con morena,
tanto que aquí no dejan ni rubor
para tener vergüenza...
Vi vender nuestras costas en negocios
que no hay quién los entienda:
vendía un alemán, compraba un sueco,
¡y lo que se vendía era mi tierra!
Pero no importa, me quedé plantado.
Aquí nací, de aquí nadie me echa.
(Hasta que el otro día lo he sabido,
y he hecho de nuevo la maleta.)
He sabido que prontovan a venir de afuera
técnicos de alambrar los horizontes,
de encadenar la arena,
de hacer nidos de muerte en nuestras fincas,
de emponzoñar el aire y la marea,
de cambiar nuestros timples por tambores,
las isas por arengas,
las palabras de amor por ultimátums,
por tumbas las acequias...
Si se instalan los técnicos del odio
sobre nuestras laderas,
los niños africanos, desvelados
bajo la lona de sus tiendas,
mirarán con horror las siete islas,
no como siete estrellas,
sino como las siete plagas bíblicas,
las siete calaveras
desde donde su muerte, y nuestra muerte,
indefectiblemente se proyectan.
Yo por mi partecojo la maleta.
La maleta que el viejo
se llevó a las Américas
en un barquillo de dos proas,
¡Qué valientes barquillas atuneras!
Tienen dos proas, una a cada lado,
para que nunca retrocedan.
Vayan a donde vayan siempre avanzan.
¿Quién dijo popa? ¡Avante a toda vela!
Y yo...voy a marcharme, reculando.
Voy a dejar que crezca
sobre esta tierra mía
toda la mala hierba.
Voy a volver la espalda al forastero
que vendrá con sus máquinas de guerra
para ensuciar de herrumbre las auroras,
de miedo las conciencias...
Pensándolo mejor, voy a sacarde la vieja maleta
el libro, la escudilla, la camisa,
la batea,voy a pintar y a barnizar de nuevo
su gastada madera,
voy a quitarle el hilo y a ponerle
la cerradura nueva.
Y con ella vacíame acercaré a la Isleta,
y al primer forastero de la muerte
que llegue a pisar tierra
se la regalo, para siempre suya,
y que la use y nunca la devuelva.
¡No quiero más maletas en la historia de la insular miseria!
Ellos, ellos,que cojan ellos la maleta.
Los invasores de la paz canaria
que cojan la maleta.
Los que venden la tierra que no es suya
que cojan la maleta.
Los que ponen la muerte en el futuro
que cojan la maleta¡
Que cojan la maleta,
que cojan para siempre la maleta!







| | Comentarios (0)


Quiero empezar esta entrada diciendo:¡vaya semanita!
Tras la presentación de la moción de censura, llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez, marcha de Rajoy, pretendida vuelta de Aznar, El País nombrando a la primera mujer directora, el nuevo consejo de ministras y ministros, parece que ha habido una confabulación planetaria con el objetivo de dar una vuelta de ciento ochenta grados a la vida política de este país.

Durante unos días hemos contemplado manifestaciones de gozo, silencios elocuentes, criticas furibundas, extrañeza generalizada ante un nuevo panorama que nos posiciona en el mundo como un país muy diferente al visibilizado en los últimos años.

He sufrido mucho pensando que lo que parecía mayoritario era lo real. Siempre he creído que en este país hay gente luchadora, comprometida con el entorno, deseosa de cambiar las injusticias, dispuesta a mejorar las condiciones de vida de la gente más vulnerable, dialogante, honrada. Y también siempre he creído, sigo creyendo, en el poder de las mujeres, en el feminismo como ideología política capaz de buscar y conseguir la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, en el norte y el sur. En definitiva, una sociedad más justa y equilibrada en todo el planeta.

Por eso, preparo la maleta para celebrar en Villena, el XIX Encuentro Intercultural de Mujeres. Durante diecinueve años ininterrumpidos, en la Finca El Cerezo,  mientras construíamos un espacio dedicado a la inserción de menores, cuidábamos el entorno ecológicamente en una antigua laguna, nos peleábamos por la ley para las empresas de inserción, nos situábamos en el centro de la Economía Social y Solidaria, el encuentro ha ido recibiendo mujeres de todas las culturas y condiciones. Hemos compartido reflexiones, debates, comidas, bailes, disgustos, como la vida misma. Pero siempre, siempre hemos créído en nosotras como motor de cambio, con el derecho a tener la mitad de todo lo que nos corresponde y luchar por ello.

Este año vamos a celebrar que por fin, las mujeres en este país hemos alcanzado una cuota importante en el gobierno; que el movimiento del 8 de Marzo ha sido fundamental en los cambios que estamos viviendo en estos momentos; que seguramente habra otra manera de hacer política: más dialogante, más cercana, centrada en los aspectos fundamentales de la vida de la ciudadanía.

Esta ilusión no es contradictoria con la conciencia de que no va a ser fácil, ya lo sabemos.
A punto de cumplir sesenta años, enfrentada durante muchos años a la gestión de consellerías y ministerios manifiesto, confirmo, advierto, que no es, que no va a ser fácil.

Sin entrar en todos los argumentos políticos que sería eterno, estamos ante una administración burocratizada y poco eficaz. He salido de muchas reuniones ejerciendo de paño de lágrimas de mujeres que han llegado a cargos de responsabilidad y se han tenido que enfrentar a bloqueos de todo tipo, sufriendo mucho para cambiarlos. Pero para eso tambièn confío en la eficacia de las mujeres, entre otras cosas, porque no se vivir sin creer y se me hacía muy costoso creer y conciliar la gestión en las actuales circunstancias.

Por todo ello, estamos ante un momento importante, una oportunidad ganada a pulso y por ello es necesario  cuidarnos, ser consciente de que los cambios todavía van a costar mucho, que el patriarcado sabe más por viejo que por sabio, que sigue dando coletazos muy potentes. Sin embargo, estamos ante una coyuntura  histórica que no tiene marcha atrás. Y para ello necesitamos mucha empatía, cuidados, apoyos, criticas constructivas, celebrar, querernos y...mucho, mucho ommmmmm porque saber lo que queremos, trabajadoras, listas y preparadas ya lo estamos.


foto encuentro blog.jpg


| | Comentarios (0)
mafalda-y-su-tortuga-burocracia.jpg

Resulta difícil ponerse a escribir un día como hoy y no "mentar", como diria mi abuelo, la política. Las jornadas maratonianas que se han vivido en el Parlamento durante las últimas veinticuatro horas, han dado un vuelco a la vida política y al gobierno de este país. Pedro Sánchez prepara sus maletas para entrar en la Moncloa, con la misma rápidez que las ha hecho Mariano Rajoy para irse a dormir hoy a una de sus viviendas.

Se han dicho tantas cosas sobre el tema durante estos días, que no seré yo quien intente ser original y añadir algo nuevo. Solamente quiero, deseo profundamente, que este país entre en una senda de decencia política, democracia participativa, paridad en todas las decisiones, menos burocracia, agilidad en las negociaciones y cercanía a la ciudadanía.

Quienes estamos en la gestión empresarial para posibilitar otro tipo de economía inclusiva, se nos llevan los demonios ante la burocratización instalada en la administración local, autonómica y estatal, y con la europea... ni me meto.

La aplicación de la nueva ley de contratación pública ha puesto patas arriba a toda la administración y en solfa, la adjuducación de numerosas obras y servicios. Proyectos que tendrían que estar ejecutándose hace meses; contratos reservados para empresas de inserción que deberían haber salido ya publicados y puestos en marcha; resoluciones administrativas de subvenciones de proyectos de continuidad que funcionan de manera ininterrumpida, sin conocer la cantidad adjudicada para los mismos, convenios y conciertos para la ejecución de ciertos servicios sociales, medioambientales, etc.

Todo esta tarea ingente de trabajo requiere de equipos humanos que sean capaces de mover la maquinaria administrativa, cada vez más pesada, si queremos dar respuestas a las iniciativas de la clase empresarial, si queremos que la actividad económica de este país funcione, si queremos mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía, si queremos potenciar la cohesion social, si queremos un país de los llamados desarrollados. Pensábamos que la llegada de la informática iba a agilizar los procesos y mejorar la resolución de los expedientes y constato la multiplicidad de papeles y más papeles.

Para esto se requiere presupuestos, medios y tambien la permanente renovación de los compromisos de las personas al servicio de lo público. Necesitamos a los cuadros de profesionales en la mejor de las disposiciónes para que esta maquinaria funcione. Y espero que una de las decisiones más dolorosas que se han tomado en los últimos tiempos, con la famosa estabilización del déficit que tanto ha afectado a la vida municipal, sea una de las primeras medidas que contemple el nuevo gobierno, ya que ha sido una permanente reinvindicación de la Federación de Municipios y Provincias.

Fácil no lo va a tener Pedro Sánchez, pero tampoco ha sido fácil su trayectoria política y ahí está: el primer presidente salido de una moción de censura.

Espero que por el bien del conjunto de la sociedad, el diálogo, el sosiego, la humildad y el servicio, le acompañen en el camino. 


| | Comentarios (0)

Categorías