los blogs de Canarias7

« El hombre y la mosca |Inicio| Las teclas del piano »

Las camisas manchadas

Ya no podía hacer nada. Me había ido al otro extremo de la ciudad a llevar aquellas camisas blancas con el cuello sucio a la lavandería. Últimamente, cada vez que me pongo una camisa blanca, se me queda manchada de marrón oscuro, como si mi pelo perdiera un tinte que nunca he utilizado. Tengo que vestir con camisas blancas porque trabajo de ujier en el Parlamento. Ya no pude salir corriendo. Esa mujer que llevo viendo en el Metro desde hacía casi dos años, y de la que estoy perdidamente enamorado, ya tiene mis cinco camisas con el cuello asquerosamente sucio entre sus manos. A partir de mañana variaré la ruta en el Metro. También doy por perdidas estas camisas para siempre.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario

Páginas

  • Carrete