los blogs de Canarias7

« Cuentacuentos |Inicio| Tramos de silencio »

El gato

Aparecía siempre a la misma hora y se acercaba a mi caja. Solo compraba latas de sardina. Cada día se llevaba treinta latas. Un día salí y lo encontré parado cerca del supermercado. No me vio. Lo seguí a una cierta distancia por toda la ciudad. Se fue alejando y, a medida que lo hacía, vi cómo se iba transformando en gato. Maulló como un loco cuando llegó a la costa y aparecieron otros seres humanos que también se iban transformando en felinos con apariencia atigrada. No se lo he contado a nadie. Sigue viniendo cada día a buscar las latas. A veces araña las teclas cuando le pido que teclee el número pin en la máquina.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario

Páginas

  • Carrete