los blogs de Canarias7

« El ruso |Inicio| El coleccionista »

Gonzalo Celorio

Hay principios de novela que impiden que nos detengamos hasta no llegar al final de lo que se cuenta. Y ese final no tiene que ser el desenlace de ningún nudo argumental. A veces leemos a partir de la música de esa primera frase o siguiendo la estela de todas las pistas que van descubriendo las palabras. Recuerdo el principio de Ana Karenina: "Todas las familias felices se parecen; las desdichadas lo son cada una a su manera". Tolstoi sabía que con esa frase no había lector que no quisiera saber un poco más de los Karenin y de todos los que tenían que ver con ellos. La familia siempre ha sido uno de los grandes argumentos de la novela, un manantial inagotable en el que siempre encontramos personajes, contradicciones, amores extraños, olvidos y esos recuerdos que luego vestimos de ficciones para que no nos reconozcan.
Uno de los grandes escritores actuales en español es el mexicano Gonzalo Celorio. Hablar de su extensa obra y de su repercusión me llevaría varias columnas como esta. Si quieren saber más de él se pueden acercar el próximo martes, 12 de enero, a la Casa Galdós, en un acto organizado por la Cátedra Vargas Llosa. Allí estaremos Emilio González Déniz, José Luis Correa y un servidor charlando y aprendiendo de un escritor que en sus dos últimas novelas bucea por sus familias con esa perspectiva que solo da el tiempo y la experiencia literaria. Disfruté enormemente leyendo Tres lindas cubanas, una aproximación a la familia materna que conecta con Gran Canaria, y que cuenta esos viajes de ida y vuelta de nuestros antepasados más cercanos. En ese libro, y en toda su obra, aparece la influencia oral de su madre canaria en la forma de contar, en el humor y, sobre todo, en la música con la que va narrando sus historias. Recomiendo vivamente esa novela, como también recomiendo la que me estoy leyendo ahora, El metal y la escoria, en donde Celorio rastrea en la familia paterna, de origen asturiano, también integrada por personas que acaban siendo personajes que fueron a la búsqueda de un futuro que no sabían que alguna vez terminaría escribiendo alguien de su propia sangre. Esta novela nace cuando el escritor descubre que uno de sus hermanos padece Alzhéimer y teme que el olvido se lleve alguna vez toda la memoria de esas raíces paternas y de su propia biografía, o por lo menos de todo ese pasado que se acaba colando en nuestros gestos, en nuestro carácter y hasta en nuestra manera de asomarnos a los espejos. Gonzalo Celorio se asoma a esos espejos tratando de que la ficción le ayude a entender todas las zonas oscuras que se enmarañan con las falsas leyendas o con recuerdos que uno cree que fueron de otra manera. La literatura, al fin y al cabo, no es más que un cabo suelto con nombres de mujeres y hombres que se escribieron como si fueran otros para tratar de entenderse o para entender a aquellos que les precedieron.


| | Comentarios (2)

2 comentarios

1


HACE UNOS AÑOS REVIVÍ MI INFANCIA Y LA DE MIS HERMANOS (QUE SON UNOS CUANTOS), ALGUNO DE ELLOS COMPAÑERO DE CORRERÍAS DEL AUTOR.ESAS VIVENCIAS ME LAS TRAJO SU / TU OBRA "MÚSICA DE PAPAGÜEVOS".
DURANTE ALGUNOS AÑOS ME FUE MUY ÚTIL EN MI TRABAJO, LA DOCENCIA.

HOY, GRACIAS A LA LECTURA DE ALGUNAS DE LAS "CICLOTIMIAS", HE VUELTO A SENTIR ESAS VIVENCIAS. AHORA YA NO LAS PUEDO EMPLEAR PORQUE MI VIDA LABORAL HA FINALIZADO. PERO RECOMIENDO LA LECTURA DE TU OBRA PARA HACER PENSAR A UN ALUMNADO QUE CADA VEZ ESTÁ MÁS ALEJADO DEL ENRIQUECIMIENTO QUE SUPONE ABRIR UNA OBRA LITERARIA E INTRODUCIRSE EN ELLA.

DESDE TU LUGAR DE ORIGEN, TE MANDO UN FUERTE ABRAZO.
MILA (16/01/2016)

2

Muchas gracias, Milagrosa. Fue tu padre quien me enseñó durante cuatro años el valor del esfuerzo. También fue quien puso los cimientos que luego me permitieron seguir aprendiendo el resto de mi vida. Un gran abrazo

Escribir un comentario

Páginas

  • Carrete