los blogs de Canarias7

« Tonatiuhtéotl |Inicio| Tropiezos literarios »

Cefalópodos

Congelaba cefalópodos para todo el año. Se los comía una vez a la semana. Él nunca los llamaba pulpos cuando los compraba. Soñaba con ser como ellos, y creía que alimentándose con sus ventosas conseguiría agarrarse a la vida como se agarran ellos cuando embisten las olas en la orilla.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario

Páginas

  • Carrete