los blogs de Canarias7

« Gramática |Inicio| Música de fondo »

Los rostros intercambiables

Colocaba fotos de gente que no conocía en su mesa de trabajo. Las iba comprando en los viajes o las encontraba en los contenedores. Escribía sus recuerdos, sus nombres y sus parentescos. Luego las rompía en mil pedazos y las reemplazaba por otras. Nunca le duraban las mismas fotos más de seis semanas.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario

Páginas

  • Carrete