los blogs de Canarias7

Archivos Noviembre 2012

Quien sonríe se queda para siempre. Por eso tenemos que estar eternamente agradecidos a los que logran que esbocemos una sonrisa, y más todavía a los que nos enseñaron a reír cuando no sabíamos la falta que nos iba a hacer ese humor en el futuro. Yo soy de la generación que creció con Gabi, Fofó, Miliki y Fofito, de la que cada sábado por la tarde dejaba lo que estuviera haciendo para reír un rato con sus gracias y sus ironías en medio de canciones que aún siguen escribiendo la infancia musical de nuestros hijos. Me gustaban mucho las aventuras, sin saberlo estábamos aprendiendo lo que era el teatro, y por ende lo que era la vida, que como todos sabemos no es más que un remedo de esa simulación de sueños que nos muestra las grandezas y las miserias de nosotros mismos. Por más que me digan que se ha muerto Miliki, no puedo concebirlo sin su acordeón y su grandiosa carcajada. Un payaso no muere nunca en nuestra memoria de niño. Si también acabamos con ellos nos quedaríamos definitivamente a la deriva. Digamos que se ha marchado la persona que se ponía el disfraz; pero en nuestra memoria seguirá eternamente con esa nariz roja que anticipaba la broma y la alegría, o con aquel desparpajo que hacía que la vida se acabara pareciendo a nuestro propio paraíso de la infancia.

| | Comentarios (0)

Blogs de Canarias7

Bardinia

Ciclotimias

Ventana verde

Páginas

  • Carrete