los blogs de Canarias7

« Javier Quintana García, un gran compañero |Inicio| Complejo de Aristóteles »

Lollipops

700.jpg
©Miniwallist


Todos sabemos lo que fue Goytisolo. De la misma manera que conocemos, casi, a la perfección las aficiones íntimas del poeta de la juventud, Gil de Biedma; y en las mismas líneas podríamos mencionar las biografías de Rimbaud- y su afición, a la hora de buscarse la vida, de comprar y vender con esclavos- o Houellebecq: un aficionado a pasearse con lollipops de Lanzarote o Irlanda. Este artículo se torcería con las innumerables biografías que a nivel moral son un vómito con sabor a jengibre e hígado, pero en eso mismo se fundamenta el entendimiento de una obra artística: el lector o el académico debe separar- como bien dijo el sadomasoquista de Foucault- la obra de la biografía. La obra nunca debe estar etiquetada por los chismes, o las adicciones que pudiera presentar el autor; el autor es dueño de una vida que puede- o no- compartir con la sociedad. Un autor, por lo general, es un personaje público sometido a la moral de su época. ¿Qué sería de Foucault, en vida, si se hubiera sabido de sus paseos nasales por las rayuelas de harina blanca (o morena, si viene de Marruecos)? Pues, el autor de La arqueología del saber habría sido condenado a un solo golpe: el ostracismo, habría sido silenciado como, hoy, son silenciadas miles y miles de lenguas indiscretas. Si la vida inapropiada, o estéticamente sucia, de los autores sale a la luz de los medios de comunicación oficiales: ese escritor, ese filósofo, ese personaje público sería condenado por la Inquisición posmoderna a morir entre terrible sufrimiento; en nombre de la doble moral de los tecnócratas.

Defiendo la libertad del creador, dentro de un marco estético-democrático. Para juzgar están los jueces y magistrados, y no los medios de comunicación. Es superfluo renunciar a "Una temporada en el infierno", porque el autor vendía y compraba etíopes. A nivel moral, Rimbaud o cualquiera de los mencionados, son lo que son; pero como artistas que nadie los toque porque son tan inmaculados como mi Virgen de Guadalupe.

En resumen, separar la obra de la biografía es más sano para aquel que busca realizarse.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario