los blogs de Canarias7

« ¡Abdela Taïa! |Inicio| El islam del Ministerio de Interior »

En contra de Habermas

image.jpg Jürgen Habermas (derecha) junto a Macron. Fotógrafo: Oliver Weiken


Habermas es el filósofo, vivo, más importante de Europa según los académicos del mundillo filosófico.

Hace dos o tres lecturas (una lectura equivale a cuatro días), leí el siguiente titular: ¡Por Dios, nada de gobernantes filósofos! Pronunciado por Habermas, desde su refugio en Starnberg, al periódico El País. Sentí vergüenza ajena. Mucha vergüenza, de esa que te deja helado y con las manos temblando. Terminé de leer aquello, y escribí en el papel lo siguiente:

"El filósofo es el guardián de la sabiduría, siempre que no se limite a ningún campo del saber humano. El que ama la sabiduría, el filósofo, es una mujer o un hombre que no se limita a una rama de la filosofía; no se encarcela en una ideología, ni en un color. Es un estudioso y un pensador de la política, las ciencias, las filosofías, las técnicas, los tiempos, las teologías, las civilizaciones; todo lo que se pueda pensar pasa por la conciencia del filósofo. Esto último no se ajusta al personaje entrevistado, no se ajusta a lo que hace Habermas: se limita a un campo- de metafísicas, discursos, hermenéuticas y falsas éticas- y comienza una verborrea de arcadas. Cuando alguien da muchas vueltas; se marea, y vomita. Así está Habermas. Vomitó encima de mí, cuando leí aquello. La bilis me quemó la mano izquierda, aunque hace tiempo que no la necesito. Tengo dos derechas"

En la entrevista al filósofo alemán-¿heredero de Adorno o Heidegger, ah?-uno se decepciona con la filosofía ésta, del siglo XXI. Un filósofo es un tipo que conoce la calle y los centros de poder como el color de sus ojos, ¿por qué no puede gobernar un filósofo? Mire, Habermas. Un filósofo no es un licenciado-o un catedrático- pretencioso que habla por hablar, o escribe plagiando al personal. El filósofo es algo más, es lo más; es el más que nos permite reflexionar, liberarnos como individuos y sociedades. El filósofo no es el loco que se atrinchera dentro de una chaqueta o un bar de color rojo- o azul... ¡vuela!-; es el que se acuesta con Sofía, todas las noches, y no se guía por mesianismos; es esclavo de su filosofía, de sus lecturas, de sus investigaciones objetivas; y de su forma consecuente de existir.

Déjeme decirle, por otro lado, que usted vive una pasión homofilosófica con Macron, un niño que vive su particular telenovela: memorizó algo de filosofía bajo el hombro de Ricoeur, se enamoró de su profesora FLIM y se convirtió en el mesías de Habermas; y presidente de la República Francesa. Ainsi va le monde, habría dicho Zola.

A Habermas le preguntaron: ¿Qué papel cree que puede jugar España en la mejora de la construcción europea?

El sabio responde así: España simplemente tiene que respaldar a Macron.

Habermas ha demostrado con esta entrevista, y su intervención en la respetable Hertie School of Governance una actitud de tertuliano que publicita una marca de nombre Emmanuel Macron. Habermas con su publicidad, y su defensa de la Europa francoalemana, nos viene a decir a los otros europeos que somos cabras. Cabras que deben respaldar a su pastor, que no pueden aportar y mejorar a la situación europea mientras no apoyen a fulanito. ¿Qué es esto? Si usted lo desea, tire como las cabras para el monte. Pero, en Europa no nos movemos así; no somos así, no pensamos así: creemos en el individuo, en el filósofo, en la libertad de los pueblos europeos apartando a los títeres y a los que no actúan. En resumen, Macron es para Habermas lo que el tiranosaurio para Rimbaud: estar dentro de él, o contra él.

Creo en Europa. Creo en la filosofía y en el filósofo que se levanta antes que el sol para educar, en un instituto o en alguna cátedra independiente, en los valores que nos hacen ciudadanos felices. Habermas no sonríe. Está enfadado. No quiere filósofos preparados, moral e intelectualmente, para el poder. Solo quiere a Macron.

¡Por Odín, no al discurso de Habermas!

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario