los blogs de Canarias7

« Un crucero de lujo por el río Amazonas |Inicio| Supervivencia amazónica parte 2 »

Supervivencia amazónica parte 1

Rioamazonas.jpg

Llegamos a Manaos, Brasil, y tocaba buscar un lugar dónde dormir. Además, también teníamos la intención de concertar un tour de tres días por el interior de la selva. El asfixiante y húmedo calor lo dificultó todo, pero tras unirnos con tres muchachos alemanes que conocimos en nuestro crucero de lujo por el Amazonas, encontramos un hostal con las tres "B" - bueno, bonito y barato -. Y un tour a un precio estupendo con Gero Amazon Tour.

Partiríamos al día siguiente en lo que se tornó en un viaje donde la incertidumbre y la emoción fueron las protagonistas de nuestras emociones. Y hablo de incertidumbre porque en ningún momento sabíamos qué era lo que íbamos a hacer, o qué iba a suceder. A nuestro guía lo conocimos en la plaza principal de la ciudad de Manaos. Samir. Un hombre procedente de Surinam, con raíces hindúes, de avanzada edad, y con una experiencia en la selva digna de admirar.

"A mí me han dicho muchas veces que escriba un libro sobre mis conocimientos en la selva, sobre las plantas medicinales y sobre las técnicas de supervivencia. Pero no sé escribir. Lo mío es transmitírselo a cada persona que viene a pasar unos días conmigo. Estuve tres años viviendo solo en la selva, y cada día aprendo más de este apasionante lugar", fueron sus palabras cuando esperábamos el transporte en el muelle de Manaos.

En varias ocasiones le preguntamos a Samir por el programa de actividades que íbamos a hacer durante tres días. "¿Ustedes son el grupo de supervivencia?, ¿seguro?", dijo él entre risas. Sus dudas sobre nuestra capacidad para sobrevivir en la selva nos generaron dudas a nosotros mismos. Pero oye, aunque no teníamos ni idea de a lo que íbamos, nosotros nos apuntamos a un bombardeo si hace falta. Queríamos emoción, aventura, ver animales y dormir en la selva. ¿Quieren saber qué fue lo que pasó?

Rionegro.jpg


Día 1, toma de contacto

Tomamos un transporte desde Manaos hacia un poblado al otro lado del río. De paso, hicimos una parada en el famoso "Encuentro de las dos aguas", un lugar en el que el río Negro y el río Amazonas se chocan pero no se mezclan. Todo esto debido a la concentración química de cada uno de ellos, que es diferente, al igual que la velocidad a la que corren. La parte del río Negro es más ácida. Por ello hay ausencia de mosquitos, esos insectos tan molestos que transmiten tantas enfermedades. "Yo pasé la malaria 7 veces", nos contaba Samir.

encuentrodelasdosaguas.JPG

Al llegar a la otra orilla, nos recogió un señor en mini van. El calor era realmente sofocante, y aunque vestía ropa de corte largo, ya tenía las primeras picaduras de mosquito en mi cuerpo. "Espero que ninguno contenga malaria", pensaba todo el rato, pues fui la única del grupo que no tomaba Malarone, la medicación que previene esta enfermedad.

Después de llevar una hora y media en esa furgoneta en la que no podía estirar las piernas, y evidentemente sin aire acondicionado, llegamos al caudal de un río. Tomamos una lancha y en aproximadamente 30 minutos arribamos en el campamento base de la empresa de turismo: Amazon Gero Tours. Se trata de un área privada de miles de hectáreas. En la base existen unas cabañas con baños, un bar a orillas del río y un comedor donde nos sirvieron el almuerzo al llegar. Un buffet con una comida local deliciosa.

Enbarcaporamazonas.JPG

¿Qué hay pirañas en el río? Nos da igual. Bañador puesto y tras varios gritos de emoción allí estábamos, tirándonos desde el embarcadero. No nos alejamos de la orilla, tampoco había que jugársela tanto. El baño fue bastante reparador, sobre todo para aliviar ese calor agobiante que llevábamos encima. Nos enfundamos otra vez nuestro look amazónico y nos fuimos de paseo en bote por el río. La intención era ir a pescar pirañas, pero la actividad se vio truncada dada nuestra emoción al ver delfines.

bañoenamazonas.jpg

¡DELFINES ROSAS! Saltando ante nuestra mirada atónita. Los delfines rosas son bastante peculiares, forman parte de las 5 especies de delfines de río. Su rasgo más notorio es que es el más inteligente, teniendo una inteligencia superior en un 40% a la especie humana. Asombroso. Viven en el Amazonas, pero se encuentran en peligro de extinción. También alcanzamos a ver otra especie de delfín, en este caso de color gris y más parecido a los que estamos acostumbrados a ver. La anatomía del delfín rosa es bastante característica y diferente. Son más alargados que los grises y su aleta superior presenta una deformación. El color es bastante intenso, variando a veces a tonalidades marrones.

La tarde se completó con una preciosa puesta de sol sobre la selva, mientras los delfines jugueteaban a sus anchas río arriba y río abajo. Nosotros observando pasmados semejante maravilla de la madre tierra. En silencio. Sonrientes. Incrédulos. Regresamos al campamento base rápidamente. Empezó a llover. Estábamos presenciando una tormenta tropical que hacía que la luz tintineara, y que el cielo se iluminará de una forma estrepitosa fruto de los numerosos rayos y relámpagos que caían cada vez más cerca.

atardecerenamazonas.jpg

Unas cervezas en el bar después de cenar, disfrutando de otro gran espectáculo de la naturaleza - las tormentas también tienen su encanto-, y a dormir. El día 1 había sido superado con éxito. ¿Quieren conocer qué pasó en los siguientes días? Les adelanto que entre las aventuras que vivimos nos perdimos en la selva y pasamos una noche durmiendo en hamacas al aire libre. No se lo pierdan.

tormentaamazonas.JPG

| | Comentarios (1)

1 comentarios

1

Excelente. De ágil y, por tanto, de lectura rápida

Escribir un comentario

Buscando Hakuna Matata Buscando Hakuna Matata en Facebook

Categorías

Blogs de Canarias7

Bardinia

Bitácora de Morera

Casandra y Apolo

Ciclotimias

Dis-tinta

El Futuro y la Alimentación

Mi última cena

Retrografías

Soñando con Gattaca

Ventana verde