los blogs de Canarias7

« El parque de huellas cretácicas más grande del mundo está en Bolivia |Inicio| El camino hacia Machupichu »

La mágica Isla del Sol en Bolivia

Isla del sol, lago Titicaca.JPG

De entre todos los lugares que he visitado hasta el momento, la isla del Sol me transmitió una serenidad indescriptible e inigualable. Situada en la parte boliviana del lago Titicaca, esta isla tiene mucho que aportar a la historia de las grandes civilizaciones que habitaron en el sur de América. ¿Por qué? La historia popular afirma que la isla del Sol vio nacer a los primeros incas.

Los científicos aún no se han puesto de acuerdo en el verdadero origen de la civilización inca. Sin embargo, por aclamación popular, y después del descubrimiento de las últimas evidencias, cada vez es más aceptado que los primeros incas nacieron en la isla del Sol del lago Titicaca.

En datos, el Titicaca es el lago navegable situado a mayor altura en todo el planeta, del tamaño aproximado de la Comunidad de Madrid. Se ubica a 3.812 metros sobre el nivel del mar. Su nombre significa "puma de piedra" y proviene del nombre de la isla más grande que hay en el lago: la actualmente conocida isla del Sol que anteriormente se llamaba isla Titi Khar'ka. En la época inca, éstos construyeron templos en honor al dios Inti, o dios del Sol. Ahí radica el cambio de nombre isleño. El lago comparte soberanía entre Bolivia y Perú y posee una riqueza ambiental alucinante. Aunque éste no fue el motivo de mi visita.

Cerca de la ciudad de la Paz, capital jurídica del país boliviano, existen las ruinas de los Tiahuanaco, la civilización predecesora a los incas. Se conoce que los incas fueron descendientes de los teahuanaquenses, civilización esta última de la que se desconoce su extinción.

En mi apasionante visita a estas ruinas, descubrí que la civilización Tiahuanaco poseía un control inexplicable sobre la ingeniería civil y las constelaciones. Tenían un conocimiento asombroso. A día de hoy se desconoce totalmente con qué técnicas y herramientas lograron realizar el acabado angular perfecto de las toscas usadas para construir el templo de Tiahuanaco.

Tampoco se sabe el motivo del colapso de dicha civilización, aunque se cree que los últimos emigraron kilómetros al norte, a la mágica isla del Sol. Una isla que se erige en la actualidad por ser uno de los centros espirituales más importantes de la región andina desde tiempos ancestrales. ¿Una isla a 4.000 metros de altura en el lago navegable a mayor altura del mundo, con una historia tan alucinante y enigmática? ¡Cómo no iba a ir!

De la Paz viajamos en guagua hasta el pueblo lagunero de Copacabana. Un lugar muy turístico y aclamado entre los bolivianos y peruanos. Por su bajo coste, y por tener unas aguas tan claras con arena que recuerdan a playas paradisíacas. En Copacabana aprovechamos para comer y coger el barco de las 13.30, el último público para llegar a la isla del Sol y duró una hora y media.

La isla del Sol

Al llegar a la isla tuvimos que pagar la entrada que da acceso a la misma. Esta pequeña isla de una superficie de 14,3 kilómetros cuadrados está habitada por dos comunidades que dividen su territorio con una frontera infranqueable.

La comunidad que en la actualidad se puede visitar es la Yumani, al sur de la isla. La comunidad del norte, Challapampa, ha restringido el acceso turístico a la misma. Por lo tanto, los barcos no atracan en el puerto norte y han construido un paso fronterizo en el límite del territorio de ambas comunidades que es prácticamente infranqueable. Hay quién dice que si vas de madrugada y pillas al guarda dormido, puedes pasar, pero mejor no meternos en líos.

Nosotros decidimos visitar la parte sur de la isla. Al llegar al muelle, y pagar la entrada de acceso, nos topamos con las famosas y agotadoras Escaleras del Inca. No recuerdo cuántos escalones posee la escalera, lo que si recuerdo como si fuera ayer fue lo que me costó subirlas. A 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar el oxígeno escasea, y ya estaba notando el mal de alturas. Pero sarna con gusto no pica y como la cabra tira para el monte, conseguí llegar al punto más alto, donde además teníamos el hostal.

Escaleras del Inca, isla del Sol.JPG

Después de recuperar el aliento, no había tiempo que perder. Aprovechamos las horas de luz y acudimos a ver el atardecer al mirador de Pallakasa a casi 4.100 metros de altura. Las vistas eran asombrosas, pues desde allá arriba se podía divisar gran parte de la isla, y el lago Titicaca con la isla de la Luna de frente. Espectacular. Sin duda, estaba mereciendo mucho la pena. Al oscurecer, el cielo estrellado que se logró ver fue realmente abrumador. La vía láctea estaba ahí, y nosotros la estábamos contemplando desde un lugar privilegiado.

Mirador Isla del Sol.JPG

Al día siguiente nos levantamos y aprovechamos el día a tope. Por la tarde regresábamos a Copacabana así que no había tiempo que perder. Emprendimos una caminata hasta el templo de Pilcocaina. Éste se caracterizó por tener unas vistas increíbles del lago y la isla de la Luna. Además, numerosas llamas, alpacas fueron las protagonistas de nuestras fotos en repetidas ocasiones.

llama isla del sol.JPG

Tras visitar el templo nos dispusimos a arriesgar nuestra vida atravesando afiladas rocas costeras hasta llegar a una pequeña plataforma de corcho y paja. Nuestro objetivo: lanzarnos a las gélidas aguas del lago. Ya me había bañado en la Patagonia, tenía que hacerlo también en Titicaca. Tres, dos, uno... ¡qué fría! Pero que gusto. Posteriormente emprendimos el regreso al hostal. Una llama salvaje corrió detrás nuestra en repetidas ocasiones, causándonos una risa nerviosa y un ligero miedo a ser envestidos.

Cuando conseguimos despistarla, tomamos nuestras mochilas y nos dispusimos a bajar las Escaleras del Inca. No sin antes pasar por la Fuente de la Vida, situada ésta al comenzar las escaleras, o finalizarlas según hagas el recorrido de subida o bajada. Cuenta la leyenda que si bebes de su agua tienes asegurada la juventud eterna. Pronto tomamos el barco de vuelta a Copacabana. Siguiente parada: Valle Sagrado y Machupichu en Perú. Este viaje está siendo realmente emocionante.

escaleras del inca.JPG

Mitología Vs realidad

En cuanto a la historia mitológica y creencias por estos lares, se dice que los primeros incas Manco Capac y Mama Ocllo fueron hijos directos del dios Wiracocha, o Inti. Creados por el dios debido a que las sociedades terrestres atravesaban una gran crisis y vivían en una eterna lucha y desorden.

Wiracocha, al ver semejante situación de desolación y ver que no poseían ningún conocimiento sobre agricultura o construcción, decidió enviar a sus descendientes directos Manco Capac y Mama Ocllo, dotados ellos de todo el conocimiento divino. En la isla del Sol comenzó la andadura de los primeros incas, que pronto se pusieron manos a las obras y repoblaron la isla con una civilización pura y fuerte. Su objetivo: conquistar las tierras andinas.

Por ello, fueron en busca de un lugar digno para establecer la capital del imperio. Tomaron rumbo al norte hasta que llegaron a la actual Cuzco, donde establecieron allí la sede del reino. Instruyeron a sus descendientes en base a sus conocimientos divinos y desarrollaron así las construcciones más avanzadas y complejas de la época. Expandiéndose por gran parte del territorio boliviano, peruano y chileno.

Sin embargo, si atendemos a los hechos históricos, y tras haber estudiado las civilizaciones anteriores a los incas, puedo decir que sí, los incas fueron una gran civilización. Pero quizá son más recordados por ser los últimos antes de la conquista española y por su carácter expansivo y sanguinario.

Ya que, históricamente hablando, las civilizaciones anteriores a los incas como por ejemplo los Tiahuanaco, los Nazca, los Palpa, los Moche, los Chimú, o los Chachapoyas, desarrollaron todos ellos ingenierías y conocimientos más complejos a los construidos por los incas. Estos últimos se dedicaron a tomar de cada una de ellas los mejores aspectos y técnicas, aglutinándolas en una sola en su paso de conquista por los territorios.

Esto simplemente es una reflexión personal que realizo en base a los conocimientos que he ido adquiriendo durante el viaje en mis diversas visitas a los diferentes yacimientos arqueológicos. Hoy en día en internet se leen muchas cosas y cuando buscas información sobre la isla del Sol y el surgimiento de la civilización inca se leen verdaderas barbaridades. No hay que olvidar, que las evidencias existentes hasta la fecha determinan que son el legado de la civilización de Tiahuanaco.

| | Comentarios (0)

Escribir un comentario

Buscando Hakuna Matata Buscando Hakuna Matata en Facebook

Categorías

Blogs de Canarias7

Bardinia

Bitácora de Morera

Casandra y Apolo

Ciclotimias

Dis-tinta

El Futuro y la Alimentación

Mi última cena

Retrografías

Soñando con Gattaca

Ventana verde