los blogs de Canarias7

« Decir Parra es decir Chile |Inicio| Peces grandes y chicos »

La mentira y la complicidad


COSAS MÍAS

birkenau.jpg
La mentira necesita siempre complicidad.
Epicteto de Frigia.

Podría haber empezado con un verso de Neruda en el que se pregunta si es verdad que sobre mi país vuela un cóndor negro, o con Cicerón proclamando que el silencio corrompe la verdad tanto como la mentira, pero he recurrido a Epicteto porque declara cómplices a quienes al dejar que se extiendan las mentiras las hacen valer como certezas. En estos días estamos constatando que el poder (cualquier poder) suele parapetarse detrás de una barricada de mentiras. Es tal el cúmulo de falsedades, que al final logran que confundamos el cansancio con la aceptación. Mienten sobre el final de la crisis económica y sus consecuencias sobre el paro, los salarios y la tristeza de la gente; mienten sobre las grandes palabras que hablan de patrias, identidades colectivas y derechos, que siempre suelen tener un discurso de conveniencia. Solo importa el poder, conseguirlo o mantenerlo; en una sociedad que se desangra, la pregunta más angustiosa del día es qué va a pasar con el Real Madrid. Usan como anestesia el fútbol, los realitys televisivos o publicidades sobre ropa, música o nuevas tecnologías. La verdad se oculta y quienes hacen humo para que no se vea son cómplices, como quienes fueron artífices de un disparate como el sistema electoral canario y ahora se erigen en defensores de su modificación sin que se les caiga la cara de vergüenza. El olvido es otra estrategia, borrar el pasado para repetirlo, y hasta se pone en duda el genocidio más calculado y terrible de la historia en los campos de exterminio nazis. La ONU declaró en 2005 el 27 de enero como Día Internacional de Conmemoración anual en memoria de las víctimas del Holocausto, coincidiendo con la fecha de liberación en 1945 del campo de Auschwitz-Birkenau, un genocidio que no habría sido posible sin la complicidad de un pueblo que callaba y de organizaciones y estamentos que guardaron silencio cuando tendrían que haber gritado. Es la complicidad un arma tan aterradora como las mentiras que se esgrimen para alcanzar o mantener el poder.

Escribir un comentario

Archivos mensuales