los blogs de Canarias7

« Pues sí, la culpa es de ustedes |Inicio| Discusiones de borrachos »

Nacer entre sábanas de seda


-La verdad puede eclipsarse pero no extinguirse. Así que no me mienta, tarde o temprano se sabrá que no es usted un Brunetti auténtico. Se apellida usted Brunetti, sí, pero ¿es acaso de los Brunetti importadores? ¿De los Brunetti farmacéuticos? ¿ Del Brunetti canónigo? ¿De los banqueros?

-No.zzzsabana.JPG

-¿Nooo? ¡Entonces usted no es un Brunetti! Al menos no es un Brunetti con legitimidad. Es que hay Brunettis arrieros, estibadores, costureras, gente baja.

-Sepa usted que yo soy magistrado de la Audiencia.

-Sí, pero su padre fue panadero. No es usted uno de los nuestros, carece de sangre hidalda. Por lo tanto debo rechazar y rechazo su solicitud para ser miembro
del Club de los Próceres. Por cierto, ¿tiene hijos?

-Sí, un varón.

-Magnífico, dígale que puede pasar para hacerse socio.

-No creo que lo acepten. Además, regenta un bar de copas.

-Da igual a qué se dedique, por sus venas corre sangre de próceres.

-Vamos a ver: ¿Yo no puedo ser socio de su club y mi hijo sí?

-Eso es, usted es hijo de un panadero, pero él es hijo de un magistrado de la Audiencia. Así son las cosas.

-Extraña regla.

-Es que en el club no nos fiamos de quien no haya nacido entre sábanas de seda.

1 comentarios

1

Muy buen relato, me ha gustado. Yo tampoco me fiaria del que tiene sábanas de seda en sus colchones.

Escribir un comentario

Archivos mensuales