los blogs de Canarias7

« Ecologismo de salón |Inicio| Setenta años y nunca más »

De Lara a Lawrence

Ha muerto Maurice Jarre, el compositor francés que puso música a películas inolvidables, que estuvo nominado al Oscar cinco veces MV5BMTc5MzUxODg5OV5BMl5BanBnXkFtZTYwMzc3Nzc2._V1._CR146,0,233,233_SS90_[1].jpgy que se llevó a casa la estatuilla a la mejor banda sonora original en tres ocasiones, por la música que puso a las películas Lawrence de Arabia, Doctor Zhivago y Pasaje a La India. Es muy curioso que las tres fuesen dirigidas por el maestro David Lean, lo que quiere decir que había muy buena empatía entre ambos creadores.

Julie_Christie_in_Doctor_Zhivago_2[1].jpgSon innumerables las buenas películas (y no tan buenas) a las que puso música Jarre, y sin duda en su listado está buena parte de los mejores directores de la segunda mitad de siglo XX. Pero está claro que su consagración le llegó pronto, en 1962, con la magistral banda sonora de Lawrence de Arabia, y alcanzó el mito con uno de los cortes de Doctor Zhivago.

No se entiende el personaje de Larisa sin El Tema de Lara, y esta simbiosis entre la mirada indescriptible de Julie Christie y su música hizo posible que calara tan hondo en los espectadores, hasta el punto de ser uno de los temas más definitorios de toda la historia del cine, que está en la memoria de todos como las bandas sonoras de Psicosis, Lo que el viento se llevó, el tema "El tiempo pasará" de Casablanca o el Vals de El Padrino. Maurice Jarre forma parte por lo tanto de la memoria auditiva (y visual) del siglo XX.

1 comentarios

1

Se va uno de los grandes melodistas del cine. Como suele suceder, su propio éxito acabó por ensombrecer su figura, y lo acusaron injustamente de repetir una y otra vez su "Tema de Lara" (que por cierto, son sólo cinco minutos de una partitura de más de una hora, y que tiene preciosas melodías, como aquella que acompañaba a los anuncios del calvo de la lotería, sin ir más lejos).
Lo cierto es que Jarre podía ser versátil si se lo proponía, y crear partituras angustiosas, como la de "El coleccionista" de William Wyler. También, (puede que por influencia de su hijo Jean Michel) próbó el uso de sintetizadores en banda sonoras como "Único testigo". En suma, que era un gran músico de cine. Y lo dicho al principio: un gran melodista. Hacía años que no trabajaba, pues el Hollywood actual prefiere músicas más impersonales y rítmicas. Pero el tema de Lara, y tantos otros, ahí quedan para la eternidad.

Escribir un comentario

Archivos mensuales